lunes, junio 18, 2018

Una vista de la Tierra desde la órbita lunar capturada por satélite chino

El satélite de comunicaciones lunares Queqiao, que se puso en órbita lunar hace 20 días, finalmente llegó a su destino.



Con él, también fue el microsatélite Longjiang-2 y envió vistas extremadamente curiosas de la Tierra junto con la superficie de la Luna.


Mientras tanto, la sonda se dirige al lado oscuro de la Luna donde emprenderá un trabajo de exploración. Nunca antes se había llevado a cabo una misión como esta, que consiste en poner un vehículo explorador junto con un módulo de aterrizaje en el otro extremo de la Luna.

El Queqiao se lanzó junto con Longjiang-1 y Longjiang-2

China no lanzó el Queqiao solo desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang. Le dieron dos compañeros, los microsatélites Longjiang-1 y Longjiang-2. 




Sin embargo, las cosas no funcionaron como estaba planeado y Longjiang-1 nunca logró salir de la órbita de la Tierra. Al Longjiang-2 le fue mucho mejor, y finalmente llegó a Lagrangian (L2), en el sistema Tierra-Luna.

Longjiang-2 es pequeño, con unas 20 pulgadas de ancho, pero ha logrado capturar excelentes vistas gracias a la tecnología de cámara óptica integrada. El microsatélite capturó tres fotografías el 14 de junio, y una de las fotos muestra una parte de Mare Imbrium en la luna.




Como uno podría esperar con el satélite, no es únicamente en el espacio para tomar buenas fotografías. China pretende utilizar el microsatélite para llevar a cabo experimentos de radioaficionados junto con la radioastronomía de baja frecuencia.



China reveló que el próximo paso será probar la antena parabólica del Queqiao, que mide 4 metros de largo. Al realizar tareas de retransmisión de datos, el satélite lo hará a casi 482 mil kilómetros de distancia de la Tierra.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall