jueves, febrero 22, 2018

Documentos ultrasecretos del proyecto Libro Azul han sido desclasificados.

Uno de los oficiales que trabajaba en el Proyecto Libro Azul se atrevió a rescatar fotografías, libros, textos, documentos, cartas y notas, cuando la iniciativa financiada por el gobierno, el Proyecto Libro Azul; el estudio de los OVNIs se completó en 1969.



Ahora, gracias a los investigadores Rob Mercer y John Greenewald, fundadores de The Black Vault, documentos previamente desconocidos han sido digitalizados y publicados en línea para que el mundo los vea.

Los documentos, que han sido desclasificados, fueron encontrados detrás de una pila de leña en una subasta de garaje que tuvo lugar en Fairborn, Ohio.




La Base Aérea Wright-Patterson, sede del Proyecto Libro Azul y del que se rumorea que es el lugar donde fueron llevados los restos de la nave alienígena que se estrelló en Roswell, Nuevo México también se encuentra en Fairborn.

Este último hecho motivó al investigador Rob Mercer, quien de inmediato sospechó que existía la posibilidad de que los documentos fueran genuinos y decidió adquirirlos.



La investigación para determinar la veracidad del hallazgo llevó a Mercer a un oficial responsable de haber guardado los archivos en lugar de destruirlos: Carmon Marano, un teniente de la Fuerza Aérea de los EE. UU. que trabajó en el Proyecto Libro Azul, uno de los intentos del gobierno de EE. UU. de explicar el fenómeno OVNI y, muchas veces, tratar de desacreditarlo ante el público.


Marcado con un círculo, teniente Carmon Marano. Debajo de él, en el centro, Héctor Quintanilla, el último director del Proyecto Libro Azul.

Los documentos, ya verificados como genuinos, han sido publicados en línea por John Greenewald, fundador de The Black Vault.

El Proyecto Libro Azul fue una serie de estudios sobre OVNIS realizados por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF).

El objetivo del Proyecto Libro Azul era determinar si los OVNIs eran una amenaza potencial para la seguridad nacional.

Miles de informes de OVNIs fueron recolectados, analizados y archivados.

Este ha sido el último proyecto de la USAF relacionado con los OVNIs que se han hecho públicos hasta ahora.




Según las investigaciones, hacia fines de 1951, varios influyentes generales de alto rango de la Fuerza Aérea de Estados Unidos estaban tan insatisfechos con el estado de las investigaciones de OVNI de la Fuerza Aérea que desmantelaron el llamado Proyecto Grudge y lo reemplazaron con el Proyecto Libro Azul a principios de 1952.

Durante el tiempo que duró el Libro Azul, que se completó en 1969, se recolectaron 12,618 informes de OVNIS


Los expertos de la época habían llegado a la conclusión de que la mayoría de los "avistamientos" eran interpretaciones erróneas de fenómenos naturales (nubes, estrellas, etc.) o aviones convencionales.

Algunos avistamientos fueron considerados fraudes. 701 casos, aproximadamente el 6%, se clasificaron como no explicados.

Los informes fueron archivados y están disponibles bajo la Ley de Libertad de Información, pero los nombres de los testigos y otra información personal han sido eliminados.




La decisión de rescindir del Proyecto Libro Azul se basó en varios factores, como la evaluación de un informe escrito por la Universidad de Colorado titulado "El estudio científico de los ovnis", la revisión de este informe por la Academia Nacional de Ciencias, los casos OVNI previamente estudiados y la experiencia de la Fuerza Aérea, que investigó los informes OVNI entre 1940 y 1969.

Como consecuencia de estas investigaciones, estudios y experiencias, las conclusiones del Proyecto Libro Azul fueron:

1.- Ningún OVNI investigado por la Fuerza Aérea fue una amenaza para la Seguridad Nacional.

2.- La Fuerza Aérea no ha encontrado ninguna evidencia de que las observaciones clasificadas como "no identificadas" representen objetos o principios tecnológicos que van más allá del conocimiento científico de la época.

3.- No ha habido evidencia para indicar que las observaciones clasificadas como "no identificadas" eran vehículos extraterrestres. 


¿Les creemos?

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall