miércoles, septiembre 19, 2012

Espectaculares nevadas de dióxido de carbono en Marte

snowmars

El gas de efecto invernadero tan temido en la Tierra, dióxido de carbono (CO2) cae congelado en forma de nieve en el polo sur de Marte, revelan imágenes captadas por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter.

Con esto,el planeta Rojo se convierte en el único planeta del sistema solar en poseer este tipo de copos de “nieve”, reveló Paul Hayne, investigador del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA .

"Se trata definitivamente de nubes de dióxido de carbono. Estamos firmemente convencidos de que se trata de copos de CO2 que caen y se acumulan en la superficie marciana", comento Hayne en la revista Journal of Geophysical Research.

Para que el CO2 se congele se requieren temperaturas de menos 125 grados Celsius, mucho más frío de lo que necesita el agua para congelarse.

La presencia de hielo en Marte durante las temporadas de invierno en los polos del planeta han intrigado a los científicos durante mucho tiempo.

El nuevo estudio fue realizado con el sistema Mars Climate Sounder, a bordo de MRO, el cual revisa el brillo de los objetos en nueve bandas de luz que van del visible al infrarrojo con el propósito de examinar las partículas y gases en la atmósfera marciana.

El nuevo análisis se basa en observaciones del polo sur entre 2006 y 2007, tiempo en el que los investigadores detectaron una nube de dióxido de carbono de unos 500 kilómetros de diámetro.

"Consideramos que las partículas de hielo de CO2 en las nubes son lo suficientemente grandes como para caer al suelo durante la vida útil de la nube. Las partículas fueron captadas cuando se colocaba la nave hacia el horizonte y el equipo captaba claramente las partículas de dióxido de carbono", añadió Hayne.

El casquete del polo sur de Marte es el único lugar del Planeta Rojo donde el CO2 congelado persiste en la superficie todo el año, aunque los especialistas no están aún seguros de cómo es que ocurre el proceso de formación de tan particular escarcha.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall