jueves, septiembre 08, 2016

Híbridos humanos chimpancé reales

En febrero de 1926, el biólogo ruso Ilia Ivanovich Ivanov emprendió un viaje científico a Guinea, África Occidental. 

Financiado por el gobierno soviético, Ivanov estaba en una misión para llevar acabo uno de los experimentos más controvertidos de la historia, dar vida a una criatura del reino más oscuro de la imaginación, un hibrido humano y chimpancé, el humancé



A principios del siglo 20, Ivanov había ganado una reputación como un líder experto en el mundo de la inseminación artificial y especialista en la hibridación de los animales. Sus experimentos exitosos dieron lugar a la creación de sub-especies de animales que no existían en la naturaleza. 


Pero para 1910, Ivanov ya no estaba contento con jugar a ser Dios con los animales domésticos, así que, en el Congreso Mundial de zoólogos en Austria, dio una presentación que describía su intento de crear híbridos humanos mediante el cruce de hombre con sus parientes genéticos más cercanos, finalmente logró convencer a Stalin de que su investigación con los híbridos humanos podría lograr una utopía soviética.



Durante un período de la historia en la que a pocos rusos siquiera se les permitía salir del país, a Ivanov se le concedió el equivalente de $ 1.5 millones de dólares para embarcarse en una expedición a la fuente de los simios que serían utilizados para criar a los primeros humancé.

Con la derrota de las revoluciones comunistas en todo el resto de Europa, Rusia seguía siendo el último poder comunista de pie. Según los informes, archivos de Moscú revelan que Stalin encargó a Ivanov llevar a cabo sus experimentos, con la esperanza de desarrollar un Ejército de monos mutantes.



Al fabricar soldados leales con inmensa fuerza y un cerebro subdesarrollado, Stalin podría consolidar su recién adquirido poder y la revolución comunista tomaría fuerza a nivel mundial.

Los experimentos de Ivanov habían establecido que algunos híbridos de animales darían lugar a criaturas físicamente más potentes que cualquiera de las especies parentales.


Por ejemplo, el ligre, un híbrido entre un león macho y una hembra de tigre crece al doble del peso de cualquiera de los animales y con los beneficios de la fuerza de un león y la velocidad de un tigre combinados. Mientras que el zubrón es más duradero y menos susceptibles a enfermedades que un bisonte o vaca.




Como los chimpancés son el doble de fuertes que los seres humanos y pueden saltar 1/3 más alto que nuestros mejores atletas, los soldados humancé de Stalin se dijo que nacerían con el doble de fuerza y resistencia sobrehumana, tan resistentes que serían capaces de ignorar el dolor.

Al llegar al centro de primates en Guinea, Ivanov se puso a trabajar inseminando tres de los chimpancés hembra con su esperma, pero cuando ninguno de ellos concibió, realizo un segundo experimento, inseminando a mujeres con el esperma de los simios. Volvió a Europa y se estableció un centro de simios en la República Soviética de Abjasia.


Se las arregló para encontrar 5 mujeres voluntarias dispuestas a acoger la nueva raza de soldados-mono humanos, pero su último mono macho un orangután llamado Tarzán murió antes de que los experimentos pudieran tener lugar.




Con la muerte del orangután, murió el sueño de Stalin de un ejército simio mutante Soviético. 


En 1930, sin resultados que mostrar Ivanov se encontró siendo víctima de una purga generalizada de científicos, antes de que tuviera la oportunidad de regresar a la fuente de simios fue exiliado en Kazajstán, de lo que resulto su muerte poco después.


La incapacidad de Ivanov para completar su trabajo de vida ha dejado la cuestión de la existencia humancé y ha dejado abierta la posibilidad de crear un ejército de soldados humancé, ya que las similitudes entre el ADN de humanos y chimpancés parece sugerir que podría ser posible.
 

El científico, Morris Goodman ha encontrado que el 99,4 por ciento de nuestro ADN funcional son idénticos en los genes de humanos y chimpancés.

Incluso las diferencias genéticas entre los chimpancés y los seres humanos, no impide necesariamente que sea posible una especie híbrida. Los seres humanos tienen 2 cromosomas menos que los simios, esto es un grado similar de divergencia cromosómico presente en todos los híbridos equinos.
 

La evidencia de que los híbridos humanos pueden ser posibles con nuestros parientes más cercanos, es el reciente descubrimiento de que los humanos modernos se cruzaron con la especie, Neandertal, de hecho, un 2 por ciento de los genomas de muchas personas hoy en día se compone de ADN neandertal, por lo tanto, algunos humanos modernos son híbridos de hecho. 



Además, en que el esperma humano puede penetrar en las membranas externas de protección de un huevo gibón, lo que sugiere que los espermatozoides humanos no se limitan sólo al hombre.

A medida que los científicos continúan desarrollando nuevos entendimientos de capacidades genéticas, esto tienta a cualquiera a crear soldados humanoides.
 

El Pentágono gasta actualmente $ 400 millones de dolares al año investigando maneras para mejorar la pelea humana mediante la eliminación de la humanidad de los soldados. La investigación se centra en la reducción de la fatiga, borrando los recuerdos no deseados y produciendo más inteligencia, más fuerza, soldados sin miedo. 

Los híbridos animal-humanos todavía se están explorando, la investigación reciente ha demostrado incluso que podría ser posible crear piel a prueba de balas con las proteínas de seda de araña al combinarla con los genes de los seres humanos, los genes que nos dan otros animales también podrían hacernos volver a crecer las extremidades y luchar contra las enfermedades.






Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall