viernes, febrero 26, 2016

La vida en otros planetas puede ser muy común

Aún hace falta encontrar evidencias de que la vida surgió más allá de los confines la Tierra, pero hay un número de razones para creer que el fenómeno está extendido en todo el Universo.

LA VIDA PROSPERA EN LOS LUGARES MÁS HOSTILES

 

Con frecuencia se piensa que la vida sólo puede florecer en ambientes hospitalarios que proveen luz, agua y climas templados. 

Pero la noción de hospitalidad es relativa, ya que sabemos que muchas especies pueden vivir en las condiciones más severas como las colonias de cangrejos y otras especies que viven alrededor de conductos supercalientes en el fondo del mar, sin luz ni oxígeno.
 

Usualmente vista como dependiente de la fotosíntesis, la vida puede usar también otras moléculas además de la clorofila como fuentes de energía de hecho, los científicos han descubierto recientemente que la vida en la Tierra pudo haber sido tan morada como lo verde que es hoy en día debido a la prevalencia de otro tipo de síntesis que se usaba para atraer energía de una molécula todavía no identificada. 



tardigardo_osos_agua_vida

En los últimos años, hemos desarrollado un mejor conocimiento de los extremofilos, que son criaturas microscópicas parecidas a un alienígena que viven en ambientes venenosos, o en algunos de los lugares más calientes y fríos de la Tierra.
 

Algunos incluso poseen habilidades increíbles, como el tardígrado que es capaz de sobrevivir en el vacío y que llevó a muchos científicos a pensar que la vida podría adaptarse a planetas donde los ambientes son totalmente distintos a la Tierra e incluso viajar hacia ellos. 


LA VIDA ES RESISTENTE 

 
Otra característica de la vida es su tenacidad, lo que la permitió pasar por los cataclismos más devastadores como golpes de meteoritos, mega volcanes, eras de hielo, sequías, acidificación de océanos, y cambios atmosféricos radicales. 



Algunos de los peores desastres en la historia de la Tierra han vuelto el planeta azul en un infierno viviente compuesto por lava, océanos hirviendo y lluvia ácida cayendo en una densa y venenosa atmósfera, bloqueando la luz del sol por años. 

Las cinco peores extinciones masivas causaron la total pérdida de la biodiversidad en la Tierra, algunas matando hasta un 95% de todas las formas de vida pero incluso cuando algunas veces le tomó 30 millones de años para recuperarse, la vida encontró una forma de florecer nuevamente. 


Lo que dice mucho en qué tan difícil es detener el proceso de la vida, la cual parece irreversible una vez que aparece en algún lugar. 



 

LOS PRECURSORES DE VIDA PUEDEN HALLARSE FUERA DE LA TIERRA
 

Se cree que la vida en la Tierra ha evolucionado de reacciones químicas que llevaron a la formación de membranas celulares y proto-ADN.
 

Las reacciones químicas podrían haber iniciado por unas moléculas orgánicas complejas de un color rojo-cobrizo llamadas "tholins" y hay evidencia de que estas biomoléculas fueron las precursoras que hicieron que organismos vivos existieran en todo el Universo.
 

Han sido encontrados no lejos de la gruesa atmósfera marrón de una de las lunas más fascinantes de Saturno, Titán y su superficie escondida cubierta por lagos y ríos de metano, pudo haber provisto de un ambiente adecuado para el desarrollo de la vida.
 

Los tholins también fueron detectados en gran abundancia en la superficie de las lunas heladas de los cuatro gigantes de gas en el Sistema Solar e incluso más allá, como en el sistema binario HR 4796 apodado "El ojo de Sauron", así como en la nebulosa de Orión.


cometa_Churyumov-Gerasimenko-vida-agua

 En Agosto de 2015, la sonda Philae identificó 16 especies de moléculas orgánicas separadas en el cometa Churyumov-Gerasimenko. 


Esto llevó a los científicos a comprender que los cometas no son sólo hielo, si no que tienen una capa rocosa que posiblemente tiene semillas de vida preservadas por una capa de hielo y respalda la teoría de la panspermia, de acuerdo a la cual los cometas fertilizaron la Tierra, y posiblemente muchos otros planetas. 





 

ABUNDANCIA DE AGUA EN EL UNIVERSO
 
Hasta ahora, la vida como la conocemos ha necesitado un ingrediente para sobrevivir: Agua, que por mucho tiempo se pensó ser única en la Tierra. 


Muchas novelas y películas de ciencia ficción mostraron alienígenas viniendo a la Tierra a saquear este raro y preciado recurso pero la verdad es que el agua es común en nuestro Sistema Solar, en donde existe en cantidad en lunas como Encelado y Europa. 


Europa es de las mejores esperanzas de encontrar vida en el Sistema Solar, y muchas misiones están destinadas a investigar la misteriosa luna. 


Sistema_solar_agua_vida


Se piensa que su superficie helada esconde un océano de 100 km de profundidad que se estima contiene de 2 a 3 veces el volumen de agua en los océanos de la Tierra.
 

El agua podría ser la cosa más abundante allí ya que el hidrógeno, helio y oxígeno son los 3 átomos principales que componen el Universo con sólo el hidrógeno y el oxígeno capaces de reaccionar para formar agua. 

Los astrónomos descubrieron recientemente la reserva más grande de agua jamás encontrada en el Universo dentro del cuásar APM 08279+5255 y más precisamente alrededor de su agujero negro supermasivo, el cual tiene por lo menos la cantidad de agua en la Tierra.
 


LA CANTIDAD DE PLANTAS PARECIDAS A LAS DE LA TIERRA, SIGUE AUMENTANDO
 
El agua es esencial para la vida como la conocemos, pero se cree que muchos factores han favorecido su surgimiento en la Tierra como su Luna, su rotación estable; y su órbita a la distancia correcta de su estrella, permitiendo que las zonas templadas se conserven. 


Pero la Tierra no es tan única, y se ha descubierto que hay una diversidad creciente de planetas parecidos a ella, algunos proveyendo condiciones similares.
 

En 2013, estudios basados en la misión espacial Kepler revelaron que podría haber hasta 40 mil millones de planetas del tamaño de la Tierra orbitando la zona habitable de su estrella en la Vía Láctea, de ellos, 11 mil millones orbitan alrededor de estrellas como el Sol. 

El descubrimiento de nuevos mundos como el Kepler-452b provocó debates de algo que se anunció como un planeta mejor que la Tierra para recibir la vida. 





 

EL PROCESO DE LA VIDA NO RETROCEDE 
 
La evolución de organismos es un fenómeno complejo que usualmente se piensa, toma millones de años pero la vida no necesita empezar el proceso una y otra vez desde el inicio, y lo hecho, hecho está. 


Formas de vida han emergido muchas veces a lo largo de la historia de la Tierra, no han podido asentarse, y se han extinguido pero las especies siguientes se pudieron beneficiar de los cambios y mutaciones que se lograron antes de ellas. 



Para resumirlo, una vez que la máquina de la vida empieza, los organismos sólo aspiran a ser más y más adaptables al ambiente con su programación genética continuamente enriquecida de toda esta experiencia, por generaciones. 

Algunos incluso declaran que los bloques de construcción de la vida que posiblemente fertilizaron la joven Tierra eran más complejos de lo que pensamos y pudieron haber sido frutos de incontables adaptaciones de diversos tipos de planetas desde el inicio del Universo hasta que algunos restos de Tierra se expandan por todo el espacio y finalmente lleguen a otro planeta, habiendo ganado experiencia terrestre. 


Este concepto del ciclo de retroalimentación positiva desde el inicio de los tiempos, podría explicar mucha de la habilidad de los organismos para adaptarse y por qué la vida siempre encuentra una forma. 



LA VIDA CRECE RÁPIDAMENTE

 
Frecuentemente creemos que tomó mucho tiempo para que la vida apareciera en la Tierra, pero parece que emergió rápidamente, fósiles microbianos encontrados en Australia en 2013 son la evidencia más antigua de vida en la Tierra, se estima que la primera bacteria apareció sólo unos cuantos millones de años después de la formación de la Tierra, hace 4.5 mil millones de años. 


El proceso fue también muy rápido en cambiar organismos unicelulares a una increíble diversidad de formas de vida complejas. 


Se sospecha que la bioquímica de la vida pudo haber empezado poco después del Big Bang, hace 13.8 mil millones de años durante una época habitable cuando el Universo tenía apenas entre 10 y 17 millones de años. 



 

EL TAMAÑO DEL UNIVERSO 
 
El área del Universo que por ahora podemos ver es de unos 91 mil millones de años-luz de diámetro pero el tamaño del Universo aún se desconoce, y podría ser infinito, aunque la noción de infinito es tema de debate. 





 Un estudio estadístico sugiere que hay alrededor de 160 mil millones de planetas alienígenas en la Vía Láctea, nuestra galaxia, aun cuando las posibilidades de que la vida emergiera en cualquier lugar fueran bajas, el número de planetas es gigante dentro de un espacio tan amplio que suena increíble que el fenómeno sólo ocurra en uno de ellos, y las probabilidades son altas de que las condiciones serán favorables en algún lugar, algún día.
 

Asumiendo que la vida existe donde sea, la ecuación de Drake es usada para estimar el número de planetas habitados por vida inteligente. 

Los resultados de la ecuación generalmente varían entre 10 mil y 100 mil civilizaciones alienígenas sólo en nuestra Vía Láctea aunque los astrónomos no tienen un número firme de estas variables, haciendo que cualquier cálculo sea sólo una estimación irregular e hipotética.
 

LA EDAD DEL UNIVERSO 
 
Más allá del tamaño gigante que el Universo alcanzó poco después de su nacimiento, es difícil desentrañar el tiempo que pasó desde entonces, las materias iniciadoras de vida, que fueron presentadas al principio, tuvieron 13.8 mil millones de años para desarrollarse solas.
 

Es difícil imaginarse lo que son mil millones de años para la mente humana, que acostumbra pensar en décadas y siglos pero para dar una idea, equivalen a casi 3 millones de veces el período desde los antiguos Egipcios hasta hoy. 

Lo que podría afectar nuestra percepción del número de ocasiones que la vida ha aparecido durante la larga historia del Universo. 


PODRÍAMOS HABER ENCONTRADO YA EVIDENCIA DE VIDA ALIENÍGENA 

 
La pregunta de cómo apareció la vida en la Tierra y cómo los químicos se juntaron para formar membranas que luego se volvieron células, sigue siendo un misterio que pudo haber sido resuelto hace mucho, en 1952, cuando el experimento Miller-Urey fue realizado.
 

El químico Estadounidense Stanley Miller recreó las condiciones que se creía eran de la Tierra en sus inicios, y analizó el suceso  de la vida poniendo metano, amoniaco e hidrógeno en un sistema cerrado lleno a la mitad con agua, y continuamente estimulado por corriente eléctrica para simular las grandes tormentas eléctricas de entonces. 



Luego de una semana, Miller observó que mucho del carbón tenía la forma de compuestos orgánicos, y sus resultados siguen dividiendo la comunidad científica hasta hoy.
Pero posteriores experimentos hechos con mayor conocimiento de estas condiciones también confirmaron la creación de aminoácidos, los cuales son esenciales para la vida celular. 


Condiciones similares a las del experimento de Miller-Urey pueden hallarse en otras regiones del Sistema Solar, y más allá lo que hizo pensar a muchos que la vida debe abundar en el Universo, si puede ser sintetizada por procesos químicos tan simples desde sustancias inorgánicas. 


Se sospechó también de que muchos restos de meteoritos habían traído evidencia de vida extraterrestre pero se ignoraron mayormente porque no se comprobó que las rocas no estuvieran contaminadas por compuestos orgánicos de la Tierra. 


Entre los hallazgos más notables estuvo el famoso meteorito Allan Hills 86001 que estuvo en encabezados en todo el mundo en 1996 e incluso dio pie al Presidente de Estados Unidos en ese momento, Bill Clinton, a hacer un anuncio televisivo formal para señalar del evento. 


Otras muestras controversiales de meteoritos que se creen que muestran huellas de vida, son la colección del Dr. Richard B. Hoover, el meteorito de Sutter Millasí como el meteorito Murchison que cayó en Australia en 1969, en el que se halló que contenía más de 90 aminoácidos diferentes. 


 

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall