lunes, junio 06, 2016

Leyendas urbanas que resultaron ser ciertas

Todos hemos oído alguna leyenda urbana en algún momento. Y siempre parecen una locura o demasiado exageradas. 

Pero estas historias están diseñadas así por una razón y por lo general, esa razón es asustar a la persona a la que se la cuentas. ¿Pero qué sucede cuando la historia no es solo eso? ¿Y qué si realmente sucedió? 

De hecho, algunas de las leyendas más conocidas, no son solo leyendas. En este enlace les compartimos algunas leyendas urbanas que resultaron ser ciertas


La primera es: 

El cadáver en la pared. 

leyenda_urbana_cuerpo_pared

Esta leyenda cuenta que, mientras renovaban una casa, uno de los trabajadores encontró un esqueleto al derribar una pared. 

Mientras renovaban el Banco Abbe National Bank de Luisiana en 2011, encontraron los huesos de Joseph Schexnider, desaparecido 27 años atrás. 

Se cree que se atoró en la chimenea al intentar robar el banco en 1984. A Joseph Schexnider la policía ya lo buscaba por haber robado un auto. 


El número dos es:

La anciana enterrada viva. 

enterrados_vivos_por_error


Se trata de una anciana enterrada luego de ser declarada muerta. Después, el cadáver fue exhumado, hecho que le permitió a la familia descubrir marcas de rasguños en la tapa del ataúd junto con más evidencias de un intento de escapar. 

 En realidad, los entierros prematuros eran algo común en el siglo XIX. De hecho, hubo más de 200 casos documentados de personas enterradas vivas en ese siglo. Antes de que digan: Diablos, ¿cómo puede ser?, recuerden que, en esa época, la medicina no era una ciencia. 

Debemos estar agradecidos de en esta época, tener maneras de saber si la abuela está durmiendo o si va camino a convertirse en inspectora de raíces. 


El número tres es: 

El muerto silencioso. 

muerto_silencio_autobus


Cuenta la leyenda, que un tipo se desmaya en un autobús y todo el mundo lo deja en paz pensando que está dormido mientras el autobús sigue su camino. Al final, el conductor descubre que, en realidad, estaba muerto. 

Y aunque no lo crean, la verdadera historia es aún peor. En 2011, Robert Young y Mark Rubinson llegaron a la casa de su amigo, Jeffrey Jarret, y lo encontraron inconsciente. Decidieron subirlo a un auto e ir de fiesta toda la noche. 

El problema fue que su amigo estaba muerto en el asiento trasero. Alegaron creer que solo estaba durmiendo por una borrachera, pero eso no explica por qué usaron su dinero y tarjetas de crédito. 

No está bien cometer un delito, pero si lo hacen, no basen su plan en la película Fin de semana de locura. Usar a su amigo muerto como si estuviera vivo no es un gran plan. 


El número 4 es: 

Insectos en el cerebro... 

Esta espeluznante leyenda urbana trata sobre un hombre que se acuesta una noche, para despertar con un dolor de cabeza que se hace cada vez peor, y termina descubriendo que sus dolores son causados por insectos anidando dentro de su cráneo. 

Rochelle_Harris_parasitos_cabeza

Así es. Realmente sucedió. En 2013, una mujer de 27 años llamada Rochelle Harris volvió a casa tras unas vacaciones en Perú y comenzó a oír rasguños provenientes de su propia cabeza. 

Rochelle_Harris_parasitos_cabeza


Comenzó también a sentir dolor, y decidió consultar con un médico luego de que una mosca saliera volando de su oído. ¿El diagnóstico? Unas familias de diez gusanos carnívoros se habían alojado en lo profundo de su oído. ¡Por Dios! 


El número cinco es: 

La llamada de los muertos. 

leyenda_urbana_muertos_llaman


Esta se trata de una persona que recibe llamadas de un familiar solo para descubrir que dicho familiar estaba muerto al momento de llamar. Esto sucedió el 12 de septiembre de 2008. 


Ese día, 25 personas murieron en un accidente de tren. Una de esas personas era Charles Peck y los familiares reportaron tener llamadas perdidas de su celular, había hecho 35 llamadas a varios de ellos. 

Todas ocurridas después de su muerte. Muchos de ellos creen que intentaba decirles lo mucho que los amaba. ¿Pero cómo podrían saberlo? Tal vez estaba desesperado por borrar su historial de Internet. 


El número seis es: 

Criaturas en el excusado. 

leyenda_urbana_rata_excusado


Esta hará que aprieten el trasero. Habla de un hombre que se levanta en medio de la noche, medio dormido, y se dirige al baño para hacer lo suyo solo para ser mordido por una rata justo en la retaguardia. 

Lamento decirles que, en 2007, en la ciudad de Portland, Oregón, a un hombre llamado Ian Mayer le pasó justamente eso. Una rata había llegado a través del alcantarillado y había quedado atrapada en su excusado. 

El intentó descargarlo, lo que enojó a la rata aún más. Al final pudo atraparla, pero Dios santo. Me da pena contarles esto porque seguramente los haga sentir algo paranoico. 

La próxima vez que vayan al baño en medio de la noche se fijarán si el excusado no está lleno de antemano. 


El número siete es: 

La chica entre las sombras. 

leyenda_urbana_mujer_alacena


Habla sobre un hombre que se siente vigilado desde las sombras de su casa. Al final descubre que tuvo a alguien viviendo en su ático durante años. 

Algo parecido sí ocurrió en 2008. 

Un hombre japonés que vivía solo comenzó a notar que su comida y otras cosas desaparecían. Luego de poner cámaras descubrió que una mujer indigente había estado viviendo en su alacena durante todo un año, saliendo para robar comida y hasta para tomar una ducha ocasional. 

Lo más espeluznante de la historia es que, al ver la filmación, es que ella estaba solo a unos metros, escondida en la alacena. 


El número ocho es: 

El policía asesino

Se trata de un policía que llama a la puerta para decir que hay un asesino suelto. 

leyenda_urbana_ted_bundy



Pero cuando lo dejan entrar, él es el asesino y mata a todos. Una situación similar se presentó en el año 1974 cuando un policía se le acercó a una mujer llamada Carol DaRonch, pero ese policía era, en realidad, el infame asesino serial, Ted Bundy. Le dijo que alguien había intentado entrar a su auto, así que lo siguió, pero se dio cuenta de la trampa cuando él intentó esposarla. 

Al final logro escapar del terrible asesino serial Ted Bundy. 


El número nueve es: 

No bebas el agua.

La historia es acerca de una persona que se muda a una nueva casa y descubre que el agua que sale de la ducha y del grifo es de color negra. 



Más tarde descubre que esos eran los restos de un cadáver licuado. El año pasado, en 2013, el Hotel Cecil, en Los Ángeles tuvo el mismo problema. Encontraron un cadáver dentro de uno de sus tanques de agua. 

Lo más impactante es que el agua estaba siendo distribuida a todo el hotel a través de las tuberías conectadas a los grifos. Era el cuerpo de una estudiante canadiense, pero aún nadie sabe cómo llegó hasta allí. Bien, esta es algo asqueroso, pero podría servir de comercial de filtros de agua. 

Filtros de agua. Filtran bacterias, químicos dañinos y los restos licuados de su vecino muerto.



Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall