sábado, febrero 24, 2018

¡No es ciencia ficción! Miles de pájaros oscurecen el cielo de Roma.

Los residentes de Roma pensaron recientemente en la novela de ciencia ficción de William Gibson Neuromancer, que comienza con la línea, el cielo sobre el puerto, se ha convertido en el color de la televisión, un canal muerto. 



La novela tuvo el escenario de la ciudad de Chiba en Japón durante 1984, pero así es como se veía el cielo sobre Roma en este año 2018. Una fotografía que ha aparecido recientemente en línea, muestra el cielo sobre la ciudad de Roma, y parece como si sol este bloqueado por miles de pájaros

En la fotografía, puedes ver lo que queda del atardecer, que está luchando contra el negro en que se ha convertido el cielo. No hay mucho que se pueda ver del cielo azul que se desvanece, todo lo que uno puede ver es una enorme masa de espectros negros con muy poca luz que brilla entre ellos y que somete el sol a una esquina.

Son miles de estorninos. El cielo está cubierto por miles y miles de pájaros, revoloteando y haciendo que el cielo parezca la estática en un televisor. 




Los estorninos son un ave pequeña y con un bonito canto. Regresan a Roma todos los años en grandes cantidades para alejarse del clima frío de Europa del Este. 

La gente ha estimado que hay alrededor de cuatro millones de aves cada año en Roma y se congregan en la región, ya que es relativamente cálido en comparación con otras regiones en esta época del año.

Una gran cantidad de estorninos convirtieron a Roma en algo que parece el set de una película de ciencia ficción, pero esta es la menor de las preocupaciones de los residentes. Lo que más temen es la cantidad de caca de pájaros que ensucia las calles y se encuentra en todas partes. 




Los residentes se quejan de que está en las calles, los edificios, los vehículos y los árboles, en capas gruesas. Se dice que los estorninos comen aceitunas de los muchos olivares, y esto significa que sus excrementos son muy grasosos.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall