miércoles, febrero 28, 2018

Los científicos registraron lo que hicieron las células cerebrales en los últimos minutos antes de que la gente muriera.

Se ha publicado un estudio pionero en Annals of Neurology que revela cómo la actividad eléctrica se disipa en los momentos cruciales antes de que los seres humanos mueran.



En la década de 1940, un biólogo de la Universidad de Harvard con el nombre de Aristides Leão llevó a cabo una serie de experimentos bastante inquietantes relacionados con la muerte cerebral en conejillos de indias. 


Leão dejaba inconscientes a los animales y los sometía a varias lesiones cerebrales, como la aplicación de descargas eléctricas, penetrando en sus cerebros con varillas de vidrio o cortando la sangre de sus arterias principales. Mientras tanto, Leão monitoreaba la actividad eléctrica en los cerebros de los animales con electrodos. 


Notó que la actividad eléctrica en el cerebro se detenía primero en el punto lesionado y, a los cinco minutos de la lesión, esta disminución de la actividad eléctrica se extendía a otras áreas del cerebro antes de que el animal finalmente muriera.

Naturalmente, este no es el tipo de experimento que es fácil de realizar en seres humanos fuera de los estudios de casos. 


El estudio más reciente sobre el cerebro de humanos moribundos involucró a dos hombres, un paciente de cuarenta y siete años que sufrió lesiones cerebrales graves cuando el automóvil que conducía fue golpeado por un tren y un hombre de cincuenta y siete años que se cree que se cayó por un tramo de escaleras. 


Es probable que ambos hombres sufrieran lesiones tan extremas en el cerebro que las etapas iniciales del drenaje eléctrico ya habían ocurrido antes de que los electrodos se aplicaran a su cerebro. Sin embargo, los científicos que trabajan en el proyecto pudieron recopilar datos sobre las depresiones finales de la actividad eléctrica antes de la muerte cerebral.

Los cerebros moribundos se silencian a sí mismos en una ola oscura de "depresión extendida"

Los estudios neurológicos en el pasado han encontrado que las neuronas funcionan con la utilización de iones cargados. 


Estos iones se utilizan para crear desequilibrios eléctricos entre ellos y su entorno inmediato, creando pequeños choques que se definen como señales neurológicas. 


Para mantener esta actividad, las células del cerebro requieren una gran cantidad de oxígeno y energía química que se deriva del torrente sanguíneo. Sin embargo, una vez que el cuerpo muere y esta tubería se cierra, las neuronas hacen un breve esfuerzo para acumular los recursos que tienen al guardar silencio. 


Según los investigadores, todas las neuronas en el cerebro participan en este comportamiento simultáneamente. Más tarde, cuando las células agotan todas sus reservas químicas, la actividad eléctrica en el cerebro cesa por completo en una ola lenta y expansiva.

Los autores del estudio escriben que este momento marca la agonía final de la función cerebral en un paciente moribundo. Sin embargo, señalan que este no es necesariamente el momento de la muerte verdadera en todos los casos.
 

La investigación con sujetos animales en el pasado descubrió que, si la sangre y el oxígeno se devuelven a las células del cerebro lo suficientemente rápido después de la onda expansiva, las neuronas pueden volver a la acción. Sin embargo, si esto no ocurre en un par de minutos, parece que se alcanzó una etapa llamada "punto de compromiso" que no se puede revertir.



Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall