lunes, marzo 14, 2016

Nos envenenan con azúcar, precursor de diabetes y cáncer

La gran conspiración de la azúcar, un arma silenciosa que se ha usado contra la población durante más de 40 años! La relación entre los tipos de azúcar y la diabetes y enfermedad cardiaca es irrefutable, pero esto aun en nuestros días increíblemente es tratado de esconder y difuminar.

Es dulce, es adictiva, es deliciosa pero ¿es segura? Una persona promedio en el mundo industrializado consume más de 126 gramos de azúcar todos los días. Es decir, 30 cucharaditas, y esto es más del doble de la ingesta diaria que la Organización Mundial de la Salud recomienda.


jarabe-maiz-alta-fructosa-conspiracion-enigmas


Desde la década de 1970 nuestro gusto por lo dulce ha crecido y también lo ha hecho nuestra cintura. Los científicos han vinculado directamente la obesidad con el consumo de azúcar, y en la actualidad, un una tercera parte de las personas mayores de edad solamente en los Estados Unidos tienen obesidad y 1 de cada 5 muertes en Los Estados Unidos está relacionada con la obesidad.


Pero por alguna razón, la industria alimenticia y el gobierno no están haciendo lo suficiente para detener esta epidemia. ¿Podría ser que la industria alimenticia se está beneficiando a sabiendas de un producto que nos está matando? La cantidad de azúcar en nuestra comida de hoy no es un accidente.


En 1971 el presidente Richard Nixon nombró al Sr. Earl Butz como secretario de agricultura para idear un plan que reduciría mucho los precios de los alimentos. Butz tenía una estrategia radical que transformaría los alimentos que consumíamos. Empujó a los agricultores a la producción a gran escala, industrial, especializada en el maíz. Esto revolucionó los supermercados estadounidenses y del mundo.


La comida barata inundo las tiendas, ya que los fabricantes encontraron nuevos usos para el maíz en sus productos, la industria de la agricultura de Estados Unidos se propagó, y la manufactura en abundancia del maíz.


Casi al mismo tiempo, la industria comenzó a desarrollar un nuevo ingrediente llamado jarabe de maíz de alta fructosa. Este jarabe se bombeó silenciosamente en nuestros alimentos. Este ingrediente aparecía de repente en el pan, carne, cereales, pasteles, y todo lo demás. Su objetivo era hacer los alimentos más dulces, extender la vida útil, mejorar el sabor y lo más importante, mantenernos con anisas de más y más.


Un estudio de 2013 realizado por investigadores canadienses encontró que el jarabe de maíz alto en fructosa es tan adictivo como la cocaína. Un profesor experto en adicciones sugiere que el jarabe de fructosa produce reacciones de comportamiento similares a los causados por las drogas nocivas. Como resultado, este edulcorante es un contribuyente directo a la epidemia mundial de obesidad. 


Una característica aterradora del  jarabe de fructosa es que, a diferencia del azúcar normal, aumenta nuestras hormonas que almacenan grasa, y suprimen la leptina (la leptina es una hormona que le dice al cerebro cuando estás lleno)


propiedades-azucar-fructosa


¿Por qué la industria alimenticia creo alimentos que son adictivos y te hacen sentir como si nunca estuvieras satisfecho? Un hombre, el profesor John Yudkin, sospechaba de la industria azucarera y su producto desde hace más de 4 décadas. 


En 1972, John Yudkin publicó su libro, 'Puro, blanco y mortal', que pone de manifiesto la evidencia de que un aumento en el consumo excesivo de azúcar provoca un aumento dramático en padecimientos como la diabetes, la gordura, padecimientos del hígado, y posiblemente incluso algunos tipos de cáncer.

Pero el trabajo de Yudkin se desmintió, y fue tachado de charlatán por otros académicos. Uno de los principales endocrinólogos del mundo, el profesor Robert Lustig, admitió que se trataba de una campaña deliberada para desacreditar a Yudkin.


Los académicos que criticaron el trabajo de Yudkin estaban directamente alineados con la agenda de la industria alimentaria. En lugar de ello, la industria alimentaria y los investigadores señalaron que la grasa y no el azúcar era la culpable de la mala salud de la población.


alerta_fructosa_maiz_veneno_cuerpo

Y al hacerlo, ellos protegían una industria de 80 mil millones de dólares, inspirado por el famoso Big Tobacco, las tácticas de marketing inteligente fueron instigadas para manipular la opinión pública.

Desde la década de 1950, la industria azucarera pago por los anuncios que declararon los beneficios para la salud sin fundamento del azúcar. Ellos afirmaron que era un supresor del apetito, y una alternativa saludable a la fruta! 


A pesar de sus esfuerzos para exponer los peligros de azúcar, el profesor Yudkin fue silenciado. Sin embargo, existía una correlación irrefutable entre el aumento en el consumo de jarabe de maíz rico en fructosa y el fuerte aumento de las tasas de obesidad.


Hoy en día el profesor Lustig cree que el jarabe de maíz alto en fructosa no sólo engorda, sino también es tóxico. Los hallazgos de Lustig sugieren fuertemente que el azúcar y los edulcorantes altamente refinados provocan daños graves en el metabolismo y otras funciones del cuerpo.


Cuando se ingiere fructosa, esta va directamente al hígado, lo que aumenta la producción de grasa en el órgano. Esto provoca un desorden llamado hígado graso, lo que desencadena la diabetes y la enfermedad cardíaca.


obesidad-azucar-fructosa

También hay una creciente evidencia de que el exceso de alimentos azucarados puede causar la enfermedad de Alzheimer, y aumentar el crecimiento de tejido canceroso en el páncreas.

La Asociación del Azúcar está convencida de que la ingesta de azúcar no causa ninguna enfermedad. Pero en 2013 el Dr. Kearns Cristin descubrió evidencia aún más contundente sobre la industria, durante una investigación de archivo, se tropezó con un memorando confidencial de la Asociación del Azúcar, que data de la década de 1970. Estos documentos exponen la estrategia de la industria alimentaria para manipular a la opinión pública en la creencia de que el azúcar era en efecto saludable.


También describen los esfuerzos de presión de la industria para patrocinar estudios científicos, bloquear pautas dietéticas que limitan el consumo de azúcar, y los informes de silenciar a los medios de comunicación.


Hoy en día la industria azucarera tiene fuertes conexiones con el gobierno. Apoya con frecuencia a los políticos y ha desarrollado una estrecha relación con la Casa Blanca… y esto suena como un reparto bastante dulce.


 

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall