lunes, agosto 31, 2015

Los enigmas del Universo

OASIS CÓSMICO.

OASIS COSMICO

La reserva de agua más grande y distante fue descubierta en 2011; tiene 120 billones de veces más agua que la Tierra, y se ubica a 12,000 millones de años
luz de distancia.

Está dentro del quásar APM 08279+5255, 20,000 millones de veces más masivo que el Sol, y con la energía de 1,000 billones de soles.

 

El quásar tiene las condiciones óptimas para producir moléculas de agua en forma de vapor, distribuidas en una nube gaseosa que rodea aun agujero negro que irradia luz infrarroja y rayos X.

Hay suficiente gas, con-53 °C de temperatura, para alimentar el agujero negro mientras crece hasta seis veces su tamaño.

 

ASTEROIDE CON SEIS COLAS

 

ATEROIDE CON SEIS COLAS

El telescopio Hubble detectó el 10 septiembre de 2013 lo que parecía ser un cometa con seis colas. El objeto P/2013 P5, como fue nombrado, se encuentra en el cinturón de asteroides de nuestro Sistema Solar, los astrónomos de la NASA y ESA observaron que las seis colas irradian polvo cósmico. Aunque tiene órbita de asteroide, no lucía como uno, pues usualmente los asteroides se ven como un simple punto de luz. Cuando el Hubble volvió a tomar imágenes, el 23 de septiembre de 2013, el mismo objeto había cambiado su apariencia totalmente: era una estructura entera, sin colas.

Una explicación a este fenómeno es que el asteroide incrementa su velocidad de rotación al grado de que su superficie comienza a desprenderse, lanzando polvo.

Debido a la débil fuerza de gravedad del asteroide, los restos desprendidos no podrían volver a unirse al objeto, por lo cual quedarían volando en forma de cola.
Los astrónomos estudiarán más este fenómeno, nunca antes visto, para indagar más sobre el giro y rotaciones de los asteroides.

 

LA ESTRELLA IRRESISTIBLE

ESTRELLA MUERTA SGR 0418 5729

El objeto con el campo magnético más grande en el Universo es la estrella muerta SGR 0418+5729. Genera más de 10,000 billones de gausses, es decir, un campo magnético 20 billones de veces más fuerte que el imán de un refrigerador común, la estrella es un magnetar, es decir, el núcleo muerto de lo que fue una estrella masiva que colapso después de gastar todo su combustible y explotar en una supernova.

Los restos continúan girando rápidamente (completan su rotación en pocos segundos) y lanzan de manera esporádica rayos X y rayos gamma. Se encuentra dentro de nuestra galaxia, a 6,500 años luz de distancia.

Fue detectada en 2009 por varios telescopios de la NASA. En ese entonces se creía que tenía un campo magnético muy débil, pero en 2013 la Agencia Espacial Europea (ESA, por su acrónimo en inglés) descubrió lo contrario.

Usualmente el campo magnético se calcula al medir la velocidad a la que el giro disminuye, pero los astrónomos de la ESA ocuparon una nueva técnica, que consiste en medir las variaciones de rayos X emitidos en intervalos cortos a medida que la estrella gira.

 

UN MISTERIO SIN NOMBRE

El objeto más largo del Universo observable es un anillo de nueve brotes de rayos gamma, que mide 5,000 millones de años luz de diámetro. Es tan grande que tiene el potencial de contradecir los modelos de la astronomía moderna, sobre todo el Principio Cosmológico, el cual asegura que las estructuras cósmicas de gran escala son homogéneas e isotrópicas, es decir, presentan el mismo comportamiento independientemente de la posición y dirección que tengan.

Este principio establece un límite para las estructuras de gran escala: 1,200 millones de años luz de diámetro, pero el anillo recién descubierto (todavía sin nombre)
es casi cinco veces más grande que ese tamaño.

Los astrónomos que lo detectaron, liderados por el profesor Lajos Balázsdel Observatorio Konkoly en Budapest, Hungría, estudiarán el mecanismo físico que dio origen
al anillo, pues en caso de no ser una estructura espacial real, podría tratarse de la proyección de una esfera de brotes de rayos gamma que ocurrieron en un periodo de 250 millones de años.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall