jueves, diciembre 11, 2014

Ciudades tragadas por el mar

La UNESCO estima que tan sólo en los bordes del Mar Mediterráneo yacen poco más de 150 ciudades tragadas por el mar.

Entre ellas, la dudad más antigua sumergida data de la Edad de Bronce, hace 5,000 años, se trata de los restos de Pavlopetri, en la costa sur de Grecia, descubiertos en la década de 1960.

Pavlopetri1

Pavlopetri-The-City-Beneath-The-Waves_final_681550

El complejo, ubicado apenas cuatro metros bajo el nivel del mar, abarca poco más de 9,000 m2 y en sus alrededores aún se pueden observar al menos 15 edificios, además de calles, patios y tumbas.

Existen sin embargo varios ejemplos que invocan el recuerdo de la Atlántida, la mítica isla; la diferencia es que éstos sí son reales.

A medio camino entre la fantasía y la arqueología, tenemos el ’monumento' de la isla japonesa de Yonaguni, cerca de las costas de Taiwán.

pyramids-of-Yonaguni-9

YonaguniMonument

Se trata de una caprichosa formación rocosa constituida por enormes bloques en apariencia cortados a la perfección y cuya distribución hace pensar en una pirámide o complejo urbano.

Por algún tiempo se creyó obra de alguna civilización perdida, sin embargo
los últimos estudios sobre su estructura han encontrado que se trata de una formación natural.

Entre las tierras sumergidas destaca una zona que reviste particular interés llamada Doggerland, un antiguo vínculo terrestre entre las costas inglesas y el continente europeo a través de Dinamarca, Holanda y el norte de Alemania que pudo ser inundado de modo paulatino por el aumento en el nivel del mar, quedando para siempre bajo el Mar del Norte hace 8,000 años.

doggerland-art-615Doggerland2

Algunos estudios arqueológicos han encontrado en sus profundidades herramientas de piedra que datan de hace 300,000 años, restos fósiles de mamuts, un arpón del mesolítico (entre 4,000 y 10,000 años) y un fragmento de cráneo de un neandertal que data de hace 40,000 años.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall