martes, abril 22, 2014

Calígula, un loco en la Roma imperial

EI emperador romano Calígula (12-41) fue descrito por los escritores e historiadores de la época como un hombre profundamente desequilibrado.

Tácito pensaba que era una mente perturbada y Suetonio afirmaba que su demencia lo había convertido en un monstruo.

CALIGULA

El emperador creía ser la encarnación del dios Júpiter y de Neptuno, por lo que en Britania puso a su ejército a recoger conchas marinas en lugar de organizar la batalla contra los ejércitos locales.

Aquellas toneladas de conchas fueron el tributo que debían pagar las aguas de aquel rincón del Imperio al sosias ('doble') de Neptuno.

Si alguien osaba interrumpir la interpretación de su actor preferido, ordenaba que lo castigaran a latigazos.

En Roma se decía que mantenía relaciones incestuosas con sus hermanas, a las que también obligaba a prostituirse.

Si hacemos caso a los cronistas de la época, su crueldad debió de ser extrema.

¿Lo asesinaron por eso y por sus extravagancias?

En realidad, la principal razón de su magnicidio fue de índole política.

Un grupo de conspiradores (entre los que se encontraban senadores y algunos guardias pretorianos encabezados por su prefecto, Casio Querea) decidió matar al dictador para restaurar la República, deseo que se vio frustrado cuando los pretorianos declararon emperador al tío de Calígula, el tartamudo Claudio, quien ordenó ejecutar a los asesinos de su sobrino.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall