domingo, septiembre 29, 2013

Una nave espacial atravesando un gigante de gas

Pese a la mala reputación de planetas como Júpiter llamado gigante de gas, las densas nubes de Júpiter ocultan un denso núcleo rocoso unas 20 veces más macizo que la Tierra.

Este gran núcleo bloquea cualquier posibilidad de pasar por el centro del planeta, pero incluso una visita a sus nubes podría acabar en un gran desastre.

planetas gigantes de gas

Se sabe poco de las interioridades de Júpiter, y la poca información que tenemos en su mayoría procede de la sonda Galileo, que en el año de 1995 se sumergió hasta 161 km en la atmósfera joviana y envió datos hasta su desintegración una hora más tarde.

Pero he aquí lo que sabemos: en primer lugar, cualquier nave tendría que atravesar los cinturones de radiación de Júpiter, que dislocarían sus instrumentos, y cuya formación más imponente se sitúa a 321,869 km del planeta.

Habría que enfrentarse a continuación a vientos de unos 370 km/h soplando a lo largo de la turbulenta atmósfera de nubes de hidrógeno del planeta.

Y, si aún existieran posibilidades, vendrían ráfagas de unos 650 km/h.

En la atmósfera externa, las temperaturas medias rondan los 152 °C, y los científicos sospechan que pueden alcanzar los 27.760 °C cerca del núcleo.

Esa atmósfera liquidó rápidamente al cometa Shoemaker - Levy 9, de 1,9 km de diámetro, cuando este impactó contra Júpiter en 1994.

A 14,484 km de profundidad, emparedado entre la atmósfera y el incandescente
núcleo rocoso, el interior de Júpiter consiste básicamente en hidrógeno metálico en
estado liquido.

Se trata de un fluido altamente conductor que solo puede existir bajo condiciones como las del planeta, con una presión de casi 3 millones de kilogramos por
cm2.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall