lunes, agosto 06, 2018

Los seres humanos le están dando cáncer a muchas otras especies, confirma un nuevo estudio

El aumento del cáncer vinculado a los seres humanos en la vida silvestre hace que los científicos etiqueten a los humanos como oncogénicos.


Si bien el efecto negativo que los humanos pueden tener sobre el medio ambiente no está en duda, una nueva definición publicada en un documento de investigación reciente pone esto en clara evidencia.

"Especies oncogénicas" es el nuevo término acuñado por los científicos en un documento que ha sido publicado por el Journal of Nature Ecology and Evolution.

En los seres humanos, los cambios negativos en un entorno de vida, el exceso de estrés y los cambios dramáticos en el estilo de vida se han relacionado con tasas más altas de cáncer. 




Ahora hay pruebas contundentes de que el estrés causado por los animales al adaptarse a los cambios dramáticos en sus hábitats, está causando que desarrollen cáncer a una tasa mucho más alta que antes.

La fuente más obvia de cáncer causado por el hombre en la vida silvestre es el hecho de que los químicos y materiales contaminantes causantes de cáncer se introducen en los hábitats de la vida silvestre, a un ritmo cada vez mayor. 




Incluso las cosas aparentemente inofensivas, como los alimentos desechados, pueden producir hongos que causan cáncer, y muchos antibióticos se vuelven cancerosos cuando se exponen a la luz solar.

A medida que la población humana crece, también aumenta la contaminación lumínica de las ciudades, interrumpiendo el sueño de los animales y los ciclos de caza, cuyo estrés puede provocar cáncer. Esta luz artificial nocturna puede alterar las hormonas que regulan el sueño y también ayudan a aumentar el cáncer. 




A medida que muere más vida silvestre debido al impacto ambiental, la biodiversidad en las especies se reduce drásticamente. Cuando una especie es sana y abundante, incluso cuando una enfermedad afecta a toda su población, tiene suficiente inmunidad a la enfermedad y transmite esa inmunidad a su descendencia. Cuando una especie está luchando y es menos variada, sus probabilidades de tener inmunidad son mucho menores.




Thomas y sus colegas científicos creen que todavía hay muy poca investigación, que se haya realizado sobre el alcance de los cánceres causados por el hombre en la vida silvestre, y que se necesitan muchos más estudios sobre este problema.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall