miércoles, junio 06, 2018

Un pájaro muy inusual llamado ave fantasma, filmado en Venezuela

Por lo general, se sientan en viejos tocones de árboles. Como defensa, miran hacia arriba y no se mueven.

Los
nictibios urutaú son altamente nocturnos y generalmente no vuelan durante el día. Pasan el día posados en las ramas con los ojos medio cerrados. Con su plumaje críptico se asemejan a los tocones, y si detectan peligro potencial adoptan una posición de "congelación" que se asemeja aún más a una rama rota. 

Esta ave es sin duda una de las más sorprendentes de América Latina, su nombre científico es nictibio urutaú (nyctibius griseus) y también es conocida popularmente como el pájaro fantasma.




La transición entre el posarse y la posición de congelación es gradual y apenas perceptible para el observador.

Habita en los bosques abiertos y sabanas y es muy difícil de observar. Durante la cría pone un solo huevo en un tronco o una rama.




Se alimenta de insectos en la noche, su aspecto es realmente peculiar, con un plumaje que lo hace pasar desapercibido cuando se mantiene estático sobre un tronco. 

Una de sus señas de identidad son sus ojos amarillos y saltones, además de su desgarrador canto que recuerda a un lamento humano.



Su grito nocturno, ha creado gran cantidad de leyendas y canciones. Una de ellas relacionada con los vocablos quechua dice que una niña muy mala que maltrataba a su hermano. Éste cansado de ello, la llevó al bosque, la hizo subir a un árbol y le dijo que esperara hasta que él buscara miel de abejas. 

Al bajar cortó todas las ramas del árbol y dejó a su hermana en la copa del mismo. La niña inquieta porque no volvía sintió miedo y rompió a llorar “turay, turay”, que significa hermano mío, hermano mío. A la persona que llora mucho se le dice “cacuy”. Se relaciona el lamento del ave con la niña abandonada en el árbol.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall