miércoles, mayo 16, 2018

Ex trabajador del Área 51 habla sobre los extraterrestres, las puertas estelares y el Cubo de Orión

Dan Burisch, con doctorado en microbiología y ex trabajador de las fuerzas militares secretas de los Estados Unidos, detalla gran información desconcertante sobre extraterrestres, máquinas del tiempo, planes secretos del gobierno y la extinción humana.


Dan Burisch, nacido en California en 1964, estudió microbiología y psicología en la Universidad de Las Vegas, Nevada. Se graduó en 1986 y obtuvo un doctorado en microbiología en 1989 en el estado de Nueva York.

Un fanático de los deportes desde la infancia, jugó al baloncesto. Pero su verdadera pasión fueron las ciencias y, a los cinco años, se le dio su primer microscopio, y luego se convirtió en el miembro más joven de la sociedad de microbiología de Los Ángeles.




En 1986 recibió una visita inesperada en la Universidad de Las Vegas, el llamado gobierno "secreto" de los Estados Unidos. Dos hombres, en uniforme militar, le ofrecieron trabajar en un proyecto ultrasecreto en el que podía poner su talento a trabajar a un nivel máximo. En 1987 comenzó a trabajar en una oficina del gobierno del estado de Nevada relacionada con la libertad condicional de prisión. 


En 1989 comenzó a recibir muestras de tejido. Burisch los examinó en otro lugar y envió el informe al lugar de origen de la misma. En 1989 trabajó en un proyecto secreto y también en la llamada "Tormenta afilada". Pero en 1994 fue llevado a un lugar subterráneo llamado "Century IV", que forma parte del Área 51, donde comenzó a trabajar en el proyecto "Aquarium".

Allí se enteró de que los militares estaban en posesión de naves y seres extraterrestres. En un departamento había información sobre seres llamados Oriones, seres del sistema estelar Z Reticuli. También encontró una copia del acuerdo hecho por el presidente Eisenhower, con unos seres llamados P-50 y los llamados Oriones.




En un lugar llamado La Bahía de Galileo, Burisch podía ver diferentes tipos de naves espaciales. Uno de ellos fue la nave que Bob Lassar (un ex trabajador de la NASA que saco a la luz secretos del Área 51 en los años ochenta). Otra de las naves que vio fue la que se estrelló en Roswell en 1947.

Según Burisch, tenemos un concepto equivocado de alienígenas. Aclara que existen dos tipos de “extraterrestres”. Los alienígenas son seres que provienen de otros planetas, y que los extraterrestres son humanos del futuro y que viajan en el tiempo para resolver ciertos problemas, pero son de la Tierra, porque en realidad son la evolución del ser humano durante miles de años.

Estos “humanos del futuro” se distinguen en cuatro grupos. Se clasifican con la letra P, lo que significa el tiempo presente y los años que nos conducen en el futuro. Por ejemplo, los del incidente de Roswell son P-24. Es decir, tiempo presente más 24 mil años en el futuro. Los otros se conocen como: J ROD P-45, J ROD P-52 y P-54.




Él dice que estos JROD sufren de una enfermedad muy dolorosa y que participó en este proyecto para tratar de encontrar una cura. Afirmó haber tomado muestras de sangre de una mujer de estos seres y que durante dos años trabajó en este proyecto estudiando el ser.

Él asegura que vinieron a establecer una relación amistosa y que en una de las reuniones cara a cara, esta se saltó el protocolo y se abalanzo sobre él. Ella telepáticamente transmitió una gran cantidad de información en la que podía saber que dos tercios de la humanidad murieron en una catástrofe nuclear.

Una parte de la gente se escondió bajo tierra para sobrevivir y otros lo hicieron en la superficie. 24 mil años después, los seres más avanzados de la Tierra pudieron viajar en el tiempo, razón por la cual viajaron a Roswell en 1947. La nave de Roswell era realmente una máquina del tiempo. No vinieron de otro planeta sino de la Tierra.

Según el coronel Philip J. Corso (1914 - 1997) que escribió el libro "El día después de Roswell", los seres fueron hechos para viajar en el espacio-tiempo. Tenían dos cerebros, uno de ellos para controlar las naves.
Otros grupos "sobrevivientes" de la extinción, evolucionaron en la Luna, Marte y finalmente en Orión, de donde proviene el P-52, o los Oriones, que, a pesar de ser terrestres, también colonizaron estos otros lugares.

El P-45 sería el más maquiavélico. Estos son responsables de la mayoría de los secuestros. Les falta empatía emocional. Eisenhower se reunió con estos grupos extraterrestres para evitar la catástrofe nuclear obvia. En esta reunión se realizaron discusiones diplomáticas entre civilizaciones y se adoptó un acuerdo para secuestrar seres humanos para estudiarlos, siempre que no sufrieran ni recordaran nada de lo ocurrido.

Los Oriones le dieron al presidente Eisenhower un cubo de unos ocho centímetros de ancho por otros ocho centímetros de largo, capaz de predecir el futuro. Fue aprobado entre ricos y poderosos para poder elegir bien en sus vidas.




Burisch trabajó directamente bajo las órdenes de "Majestic 12". Una de sus declaraciones más importantes son aquellas relacionadas con los "Portales Estelares". Son dispositivos hechos en la Tierra, pero con tecnología extraterrestre.

Según el Dr. Burisch, la información sobre cómo hacerlos está en las tablas de Sumerias. Fueron utilizados para comunicarse con otras civilizaciones extraplanetarias. Con ellos puedes acceder a un agujero de gusano. Junto a este aparato, existía una plataforma que permitía arrojar el objeto al agujero de gusano para viajar a otras estrellas, teletransportar personas o materiales de un lugar a otro al instante.




Pero Burisch dice que no es muy confiable y que vio a una persona morir durante uno de los experimentos. 


Este dispositivo también se conoce como "Espejo" y se usó para ver las probabilidades de eventos futuros. Según el doctor, hay cincuenta portales estelares en la Tierra.

¿Qué opinas de estas polémicas declaraciones? ¿Demasiado fantásticas para ser reales?



Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall