lunes, abril 01, 2013

¿Porque no observamos estrellas de todos los colores?

Aunque se pueden detectar muchos colores de las estrellas en el cielo nocturno, las estrellas púrpuras y verdes no se ven debido a la forma que los humanos percibimos la luz visible.

Las estrellas son un gran manojo multicolor.

Hay gigantes rojas. Otras azules que brillan en el cinturón de la constelación de Orión y muchos otros lugares.

Y hay amarillas comunes y corrientes como nuestro Sol que podrían ser estables y lo suficientemente calientes como para albergar vida.





El color de una estrella está ligada a su temperatura de superficie. Cuanto más caliente es la estrella, más corta es la longitud de onda de luz que emite.

Las más calientes son azules o blanco-azuladas, que son más cortas en sus longitudes de onda de la luz.

Las más frías son de color rojo o marrón, que son mas grandes en sus longitudes de onda.

Las estrellas, sin embargo, no envían su luz en una longitud de onda única.

Es más bien un rango de luz que emiten: las longitudes de onda de luz de una estrella son un pico de un solo color en una curva en forma de campana, aunque la estrella también emite otros colores.

Los ojos humanos han evolucionado para ver la radiación amarilla y verde, presumiblemente debido a que nuestro sol emite radiación principalmente en esas longitud de onda.

Una estrella verde que irradia en el centro del espectro de luz visible, significa que emite algo de luz en todos los colores posibles.

La estrella, por tanto, parece de color blanco (una combinación de todos los colores).

El Sol de la Tierra emite gran cantidad de luz verde, pero los humanos lo vemos como blanco.

Las estrellas púrpuras son algo que para el ojo humano no es fácil de ver porque nuestros ojos son más sensibles a la luz azul.

Dado que una estrella que emite luz púrpura también envía señales de luz azul (los dos colores uno junto al otro en el espectro de luz visible)  el ojo humano principalmente recoge la luz azul.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall