viernes, octubre 25, 2013

Siempre miramos al pasado, Albert Einstein

La luz del Sol, aquella que se produce en su superficie, necesita aproximadamente ocho minutos para llegar hasta nosotros en la Tierra.

Esto significa que cualquier fenómeno que ocurra en la superficie del Sol, por ejemplo, el surgimiento o la desaparición de una prominencia, será vista en la Tierra ocho minutos después.

De esta manera, la luz que se refleja en la Luna necesita 1.278 segundos para llegar hasta la Tierra, de tal modo que no sabremos lo que ocurre con nuestros astronautas en la Luna antes de 1.3 segundos.

Albert_Einstein

Lo que quiere decir que siempre vemos lo que sucedió un tiempo antes, cuando la luz comenzó a propagarse llevando la información de lo ocurrido.

Cuando vemos a la persona con que hablamos podríamos pensar que estamos viendo sus gestos en ese mismo instante, pero esto no es así. Si la persona se encuentra a 90 centímetros de distancia mientras conversamos, entonces solo veremos la luz que se refleja en su rostro tres nanosegundos después (un nanosegundo es una mil millonésima de segundo). Es decir, estaremos viendo que ha comenzado a reír tres nanosegundos después de que lo haga.

Cierto tres nanosegundos es poco tiempo, pero no es igual a cero.

Tres nanosegundos son tres mil millonésimas de segundo, y es el tiempo que necesita la luz para recorrer 90 centímetros de distancia, aproximadamente.

Uno quisiera acercarse para tener la información más actual, pero siempre la distancia finita implica un tiempo de recorrido para la luz que lleva la información.

La Teoría de la Relatividad estableció la imposibilidad de la simultaneidad absoluta: “Es imposible decir que dos eventos ocurren de manera simultánea en términos absolutos”, el célebre físico alemán sostenía que siempre miramos el pasado.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall