viernes, agosto 03, 2018

Rinoceronte ataca auto dentro de parque safari en México.

Los animales salvajes a pesar de que son criaturas fascinantes para observar, no deberíamos sorprendernos si atacan cuando están perturbados.


Por otra parte, tal vez no les moleste, tal vez les haya gustado algo, el objeto brillante, por ejemplo, ¿y han decidido acercarse un poco más a él? Los rinocerontes son, después de todo, criaturas temperamentales.

Estar dentro de un coche cuando un gran rinoceronte decide atacarlo, es aterrador por decir lo menos, lo que es lamentablemente le sucedió a esta familia en un parque de safari en Puebla, México.

Filmados por una familia que viajaba en otro vehículo, que sin duda se sintieron muy aliviados de no haber estado en el automóvil de enfrente, el video muestra el sorprendente momento en que un rinoceronte golpea repetidas veces el interior de un automóvil con una familia atrapada dentro.



El animal enorme balancea el automóvil cuando el conductor comienza a alejarse, pero el rinoceronte sigue al vehículo y continúa cargando en él.

El conductor comienza a tocar la bocina en un intento de detener al animal, mientras los trabajadores en el parque safari corren para tratar de resolver la situación.

Al final, el auto obviamente fue bastante golpeado, pero afortunadamente, nadie resultó herido como resultado.




El parque publicó un comunicado de prensa sobre el incidente y explicó que hay una hembra de rinoceronte en celo, lo que llamó la atención de uno de los rinocerontes, que luego atacó el automóvil con su cuerno.



El parque agregó:

Lo que sucedió es un caso aislado relacionado con la naturaleza salvaje de esta especie.

Tomamos las medidas necesarias para evitar que algo similar vuelva a suceder. El rinoceronte se separó y se queda en otra parte del parque mientras termina el período fértil del rinoceronte hembra.

Los visitantes que estaban en el automóvil dijeron que, aunque estaban un poco sorprendidos después del incidente, su día en familia fue una experiencia que nunca olvidarán.

A principios de este año, el último rinoceronte blanco macho en la Tierra murió en su casa en Kenia.

Las escenas desgarradoras fueron capturadas por un fotógrafo de National Geographic, cuando el guardabosque Zachariah Mutai se despidió del rinoceronte llamado Sudán.



Sudan, the last male white rhino on Earth, passed away yesterday at his home in Kenya. Photographer @amivitale was there after covering Sudan for many years. Vitale - "With a heavy heart, I share this news and hope that Sudan's legacy will awaken us to protect this magnificent and fragile planet. Yesterday, Zachariah Mutai comforted Sudan, the last living male Northern White Rhino moments before he passed away. Sudan lived a long, healthy life at the conservancy after he was brought to Kenya from @safari_park_dvur_kralov in the #czechrepublic in 2009. He died surrounded by people who loved him at @olpejeta after suffering from age-related complications. The two female northern white rhinos left on the planet are his direct descendants. The impact that this special animal has had on conservation is simply incredible. And there is still hope in the future that the subspecies might be restored through IVF. Support this important work: http://donate.olpejetaconservancy.org/projects/sudan"
Una publicación compartida por National Geographic Creative (@natgeocreative) el


Sudán murió poco después de que la fotografía fue tomada en la reserva natural de Ol Peteja:

El fotógrafo, Ami Vitale estuvo presente en ese momento y escribió en Instagram:

Con el corazón encogido, comparto esta noticia y espero que el legado de Sudán nos despierte para proteger este magnífico y frágil planeta.

Ayer, Zachariah Mutai consoló a Sudán, el último rinoceronte blanco del norte que vivía antes de morir.

El macho de 45 años fue uno de los tres rinocerontes blancos del norte restantes. Él fue el último macho de su especie. Los dos rinocerontes blancos del norte que quedan en el planeta son sus descendientes directos.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall