lunes, mayo 28, 2018

Neurocirujano afirma: El cielo existe.

Es la hora de la cena en la casa de los Alexander, en Lynchburg, Virginia.

Holley Alexander está sirviendo pollo al curry, Bond, de 14 años, está hambriento después del fútbol y su padre, el Dr. Eben Alexander, dirige a la familia en oración.




En esta casa, dar las gracias es diferente en estos días. Esta familia ha sido tocada por un milagro médico, y tal vez más.

"Fue imposible, después de lo imposible, que sucedieran todas estas cosas", dijo Alexander en una entrevista con el co-presentador de "Nightline", Terry Moran.

Alexander, un neurocirujano de Harvard, casi murió cuando una feroz infección por meningitis ocasionada por la bacteria E. coli atacó su cerebro y lo sumió en un coma de una semana. 


Los escáneres cerebrales mostraron que toda su corteza cerebral, las partes del cerebro que nos proporcionan conciencia, pensamiento, memoria y comprensión, no funcionaban. Los médicos le dieron pocas oportunidades de vivir y le dijeron a su familia que, si sobrevivía, probablemente sufriría daño cerebral severo por el resto de su vida.




"Las enfermeras entraban y retiraban los párpados, lo aluzaban con la linterna y sus ojos estaban apagados y amartillados", dijo Holley Andersen. "Es como si nadie hubiera estado allí".

Contra todo pronóstico, el Dr. Eben Alexander se despertó una semana después de haber caído en coma. Pero él cree que Holley tenía razón: no estaba allí.

Profundamente en coma, su cerebro se infectó tanto que solo funcionaban las partes más primitivas, el Dr. Eben Alexander afirmó que experimentó algo extraordinario: un viaje al Cielo.

"Mis primeros recuerdos son de cuando estaba en el fondo: no tenía ningún idioma, todos mis recuerdos terrenales habían desaparecido", dijo. "No tenía consciencia corporal alguna. Solo era una mota de conciencia en un ambiente oscuro y turbio, en raíces o vasijas o algo así. Y parecía estar allí por mucho tiempo, diría años.

"Fui rescatado por esta hermosa luz blanca que giraba, que tenía una melodía, una melodía increíblemente hermosa que se abrió en un valle brillante", agregó, "un valle extremadamente verde con flores y un increíble, rico, mundo ultra-real de complejidad indescriptible ".





El Dr. Eben Alexander dijo que había una mujer joven que se elevó en el tiempo y el espacio con él en un ala de mariposa y le dio un mensaje para que regresara del cielo.

"Ella me miró, y esto fue sin palabras, pero los conceptos vinieron directamente a la mente: Tu eres amor, tu eres apreciado, no hay nada que tengas que temer, no hay nada que puedas hacer mal", dijo.

Dios estaba allí como una gran presencia de amor, dijo el Dr. Eben Alexander y entendió a Dios a través de un orbe de luz brillante.

"Fue toda la eternidad y toda la existencia consciente", dijo. "Pero fue este brillante orbe de luz el que fue casi tan necesario como un traductor para traer ese mensaje de lo divino y lo increíble".

Después de que se recuperó, a Alexander, que fue adoptado, se le mostró una imagen de su familia biológica de una hermana que nunca había visto antes. Él reconoció a su hermana como la joven del Cielo.

Por supuesto, muchos llamarían a la experiencia de Alexander una alucinación, pero no a él.
"Sé que esto no es una alucinación, no es un sueño, no es lo que llamamos una confabulación", dijo Alexander. "Sé que realmente ocurrió y ocurrió fuera de mi cerebro".

Fue una experiencia cercana a la muerte, como los reportados por miles de personas. Pero Alexander estaba decidido a demostrar científicamente que sucedió.

En su libro, "Proof of Heaven", plantea y luego apunta varias hipótesis sobre cómo su viaje no pudo suceder.




Alexander dijo que está científicamente seguro de que su cerebro herido nunca pudo haber producido las imágenes e ideas que experimentó, ni las recordó.

"Si me hubieras preguntado antes de mi coma, ¿cuánto habrá alguien que esté en coma durante una semana con una meningitis bacteriana grave? Tan grave que el nivel de azúcar ... alrededor de mi cerebro, normalmente alrededor de 60-80 y en una mala meningitis tal vez hasta 20, en mi caso se redujo a 1 (para mí, eso es solo una prueba de lo grave que era esto)
Si me preguntan cuánto recordaría ese paciente, yo diría que nada". "No recordarían ni una sola cosa ... La gravedad de la meningitis habría evitado los sueños, las alucinaciones y las confabulaciones, porque todas esas cosas requieren una cantidad bastante coordinada de corteza".

Alexander no está molesto con los escépticos. Él era uno, también.

Ahora él tiene "una prueba del Cielo", dijo.

"Para mí, está claro que la mejor manera de verlo es darle la vuelta y darse cuenta de que la conciencia existe en una forma mucho más rica, libre e independiente del cerebro, que tiene todo que ver con la eternidad de nuestras almas y el hecho de que nuestra conciencia, nuestra alma, nuestro espíritu, no depende de la existencia del cerebro en el universo físico. De hecho, se libera a un conocimiento mucho más rico cuando estamos afuera ".



Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall