viernes, marzo 16, 2018

El enigma detrás de los portales estelares de la antigüedad

¿Es posible que en la Tierra existan portales, misteriosos "puentes cósmicos" a otros puntos del universo?



¿Estos portales conducen a otras galaxias y civilizaciones extraterrestres? 


Si bien esto puede parecer nada más que una conspiración, la verdad es que muchas civilizaciones antiguas creían firmemente en tales cosas como posibles, y muchas leyendas orales existen hasta hoy, que cuentan historias de puertas estelares y portales.

Un 'portal estelar natural' es similar a un puente de Einstein-Rosen o 'agujero de gusano' que se ha teorizado para formarse cuando el espacio-tiempo está distorsionado por los intensos campos gravitacionales generados por el colapso de las estrellas.

En un punto de la singularidad, el tiempo se detendrá a medida que se extiende hasta el infinito, como lo predice la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein.

Esto haría posible que cualquiera capaz de sobrevivir, incluso brevemente, los intensos campos gravitacionales que acompañan un punto de singularidad, emerja en cualquier fecha futura que desee.





Los físicos consideran que es teóricamente posible que se forme un puente Einstein-Rosen en el que incluso se podría viajar en el tiempo.

Entonces, un punto de singularidad, al menos en teoría, ofrece un medio para avanzar o retroceder en el tiempo.

Hierápolis fue una ciudad antigua en el sudoeste de Anatolia.

Sus ruinas se encuentran junto al moderno Pamukkale en Turquía y actualmente comprenden un museo arqueológico designado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.



En marzo de 2013, los arqueólogos italianos anunciaron que habían desenterrado algo que los antiguos griegos describieron como una puerta de entrada al infierno.

La humanidad antigua estaba fascinada con el inframundo. Tanto los griegos como los romanos estaban conectados con el reino de Hades y Plutón.




La historia escrita cuenta la historia de los viajeros que pudieron viajar a estos lugares misteriosos, y acceder a ellos de alguna manera, lo que les permite viajar entre los dioses.

Pero ... ¿dónde están estos lugares? ¿Y son algo más que un mito?

La puerta de Plutón era considerada tan sagrada que solo a los sumos sacerdotes se les permitía acercarse a ella.

Se decía que estos sacerdotes habían adorado a una poderosa diosa conocida como Cibeles.

A Cibeles se le conoce como la guardiána de las puertas de entrada, y las leyendas antiguas sugieren que Cibeles necesitaba permiso para moverse a través del tiempo y el espacio.




Iconográficamente, a menudo es retratada de pie junto a la puerta del otro mundo.

La puerta de Plutón es solo uno de los muchos misteriosos sitios descritos a través de la historia humana que conducen a lugares fascinantes e "impactantes". Pero quizás aún más interesante es el hecho de que hay innumerables historias similares a esta.

En muchos casos, estas puertas no solo permitieron el paso instantáneo fuera de nuestro propio planeta, sino incluso más allá del espacio y el tiempo.

Y según innumerables mitos, estos pasajes fueron atravesados por seres de otro mundo.

A lo largo de la historia de la humanidad, conocemos muchas historias y leyendas (incluso mitos de creación) de seres avanzados que de alguna manera, vinieron de las estrellas. Estos seres fueron referidos como seres estelares o dioses.




Estos misteriosos seres estelares a menudo se describen como atravesando portales o puertas estelares.

¿Pero esto es solo un mito o son algo real hecho por las culturas antiguas?

¿Podemos encontrar evidencias de portales estelares en la Tierra?

Según varios autores, existen varios lugares en todo el planeta donde las culturas antiguas construyeron 'portales estelares'.

¿Pero por qué las civilizaciones antiguas construirían portales estelares? ¿Es porque los dioses llegaron a ellos a través de puertas similares? O, como sugieren algunos autores, ¿son estas construcciones el resultado de la imaginación del hombre antiguo?

¿O hay algo más para estos misteriosos portales estelares?


Vamos a viajar a Sudamérica.

En Machu Picchu en Perú, ubicado en las montañas de los Andes, encontramos las ruinas incas más famosas que conocemos.

Escondido en la esquina suroeste de lo que los arqueólogos creen que era la plaza principal del sitio, encontramos el Templo de las Tres Ventanas.




El templo de las tres ventanas es una sala de piedra de 10 metros de largo y 5 de ancho que contiene tres ventanas trapezoidales a lo largo de una pared.

Los textos escritos indican que las Tres Ventanas estaban perfectamente alineadas para permitir que el amanecer del solsticio de junio entrara en un ángulo casi perfecto. El edificio fue erigido para que toda la estructura esté orientada para recibir la primera luz cuando atraviesa las montañas a través de las tres ventanas en el solsticio de verano, un símbolo que representa el mito de la creación inca.





Según la historia inca, los hijos del dios sol Viracocha entraron al mundo a través de tres aperturas misteriosas en una montaña y dieron origen a la civilización inca.
Esta antigua leyenda cuenta que los Hermanos Ayar descendieron a través de tres portales: las ventanas, para crear a los Incas. Además, se dice que el templo de Machu Picchu con tres ventanas representa este misterioso evento.

¿Podría este evento describir la tecnología antigua de los portales estelares para visitantes de otro mundo que vienen al Perú?

¿Podría ser esta una descripción del viaje por un portal estelar que tuvo lugar hace miles de años?





Pero, ¿la ciencia respalda la teoría de los portales estelares? ¿O estas ideas no son más que mitos de creación creados por culturas hace miles de años?

Mientras trabajaban en el Instituto de Estudios Avanzados, los investigadores Albert Einstein y Nathan Rosen publicaron una idea innovadora que acercó a los portales estelares a ser una realidad.




El dúo científico llegó a la conclusión de que la Teoría de la Relatividad permite atajos a través del continuo espacio-tiempo.

Estas rutas, más comúnmente conocidas como puentes de Einstein-Rosen o "agujeros de gusano" tienen la capacidad de conectar dos lugares distantes, lo que hace posible el viaje a las estrellas más remotas del universo.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall