miércoles, agosto 31, 2016

El reloj del fin del mundo 2016

En enero del 2012, el Reloj del Juicio Final se movió unos minutos cerca de la medianoche. 

Establecido por el Boletín de Científicos Atómicos, compuesto por algunas de las mentes más brillantes del mundo, entre ellos Stephen Hawking y otros 17 premios Nobel, el reloj indica lo cerca que estamos de la destrucción de nuestra civilización con nuestra propia tecnología.




El Reloj del Juicio Final que representa el Armagedón, y las manecillas en este momento leen las 11:55.
 

Establecido en 1947 por el Boletín de Científicos Atómicos, El Reloj del Juicio Final fue creado por una secta de antiguos físicos del Proyecto Manhattan

Desilusionados con la destrucción de Hiroshima y Nagasaki, causada por las bombas atómicas que habían ayudado a crear, se dispusieron a advertir a la humanidad de que la trayectoria hacia la extinción de nuestra especie se ha puesto en marcha.
 

Durante los últimos 65 años las manecillas del reloj se han movido 20 veces, en 2007, el Boletín de Científicos Atómicos determinó que, por primera vez desde su creación la aniquilación nuclear, no era la mayor amenaza para la humanidad, de hecho, la amenaza es ahora cuatro veces mayor. 



Las armas nucleares, el crecimiento de la inteligencia artificial, la biotecnología y los evidentemente efectos catastróficos del cambio climático, todo ha llevado al cosmólogo británico y astrofísico Lord Rees, entre otros, a predecir que la humanidad podría eliminarse a sí misma para el año 2100.
 

En el año 2012 el mundo fue presa de la teoría de que la Tierra terminaría el 21 de diciembre de acuerdo al calendario maya. Sin embargo, incluso antes de la fecha el investigador de la NASA Dr. Tony Phillips explicó que el calendario no representaba la destrucción de la Tierra, sino que marcó el reinicio del mundo, un tiempo en el que Dios, creador del mundo volvería. 


La teoría de que el mundo entró en una nueva fase en el año 2012 es corroborada por los astrólogos que afirman que ya hemos entrado en la era de Acuario

Mientras que las propiedades del zodíaco de Acuario son la de una iluminación renovada, para ellos el estado de propiedad de esta etapa es la purificación de la tierra, los teóricos de la conspiración creen que para el final de esta era el único ganador será en sí la Madre Tierra, lo que significa poner fin a la amenaza más grande del planeta, la humanidad. Por lo tanto, es el principio del fin.


 

La idea de la limpieza de la Tierra es inevitable y es promovida por el astrobiólogo de la NASA Peter Ward, quien desarrolló la hipótesis de Medea

Esta hipótesis sostiene que los sistemas vivos son inherentemente autodestructivos y esencialmente suicidas. Ward, plantea la hipótesis de que la mayoría de las extinciones masivas en la historia no fueron causadas por meteoritos, sino por los microbios en la Tierra, en un intento por retornar a la Tierra a un estado dominado por actividad microbiana como ha sido en la mayor parte de su existencia. 



Como en el fin del mundo, los desastres naturales azotan el planeta, el impacto del calentamiento global es evidente, los geólogos como Darrell Kaufman, de la Universidad del Norte de Arizona señalan que nuestra Tierra, en lugar de calentarse, debe estar en un período de enfriamiento debido al ciclo orbital de la Tierra , ya que nuestro planeta está  600,000 millas más lejos del sol que el de hace 2.000 años, sin embargo, en algún momento en el siglo 20, la tendencia de enfriamiento del Ártico se detuvo bruscamente y se invirtió, muy probablemente debido a la actividad humana que lleva a una acumulación de gases de efecto invernadero. 

Ward, cree que las acciones de la humanidad, han perturbado el delicado equilibrio que mantiene a la Tierra a que sea habitable, explica que: mientras la Tierra continúa calentándose y los gases invernaderos permanecen atrapados en la atmósfera, permanecerá oxigenada sólo la capa superior del océano, matando la vida acuática y donde las bacterias anaerobias microscópicas prosperaran. 

Estas bacterias que sobreviven sin oxígeno, emiten un producto derivado del sulfuro de hidrógeno, un veneno para todas las otras formas de vida. 

En poco tiempo, el nivel de sulfuro de hidrógeno en la atmósfera será letal, envenenando al mismo tiempo a los seres vivos y afectara a la capa de ozono. 

Desde 2003, este proceso se ha observado en la intoxicación del océano que rodea la costa de Namibia, en África. Ward, predice que nuestro aire respirable se agotará en los próximos dos siglos.
 

El Profesor de ciencias políticas y de negocios de la Universidad de Yale, Paul Bracken sostiene que, así como el calentamiento global, la amenaza nuclear sigue siendo una causa probable para nuestra propia extinción.
 

Afirma que, desde el final de la Guerra Fría, hemos estado en la segunda era nuclear. 



Se observa que las armas nucleares ya no se limitan a unas pocas potencias mundiales, sino ahora son parte integral de las políticas exteriores y de defensa en todo el mundo. 

La presencia de materiales para fabricar bombas en tantos lugares aumenta las posibilidades de que incluso los grupos terroristas podrían hacerse con suficiente uranio o plutonio altamente enriquecido para su uso en una bomba. 

Como el ambiente de nuestro planeta se vuelve cada vez mayormente más hostil para sobrevivir los seres humanos se enfrentan a una creciente tensión y ven como la tierra tiende a desaparecer y el aumento del nivel del mar se pueden reescribir los mapas del mundo. 

El Boletín de Científicos Atómicos, cree que los efectos crecientes del cambio climático serán en última instancia lo que conducirá la energía nuclear generalizada a guerras por tierras habitables que terminará destruyendo lo que queda del mundo.



De acuerdo con la hipótesis de Medea, los organismos están obligados a velar por sus propios intereses reproductivos, sin importar las consecuencias.


Mientras la humanidad se embarca en los caminos de la invención y de innovación que cada vez ponen más en riesgo nuestro mundo, hemos creado un ambiente en el cual los microbios mortales prosperan. 


¿Con el equilibrio de la armonía en esta nueva era, balanceándose en un punto de inflexión parece posible que nos acercamos al fin del mundo? 

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall