lunes, noviembre 23, 2015

Conspiración Guerra de las galaxias en la guerra fría



Una de las mayores conspiraciones en la guerra fría fue el llamado programa Guerra de las galaxias, este programa defensivo ante ataques de misiles de largo alcance fue destruido en aras de mantener la industria armamentista norteamericana, demos un vistazo a esta increíble historia de conspiración real.

guerra-galaxias-conspiracion-guerra-fria


En la tortuosa década de los ochenta del siglo pasado el presidente en turno de los Estados Unidos de América, Ronald Reagan se comprometió a la desactivación de todas las armas nucleares de su país.

Planeo poner fin a la Guerra Fría y la política de la Destrucción Mutua Asegurada que definía las relaciones entre Estados Unidos y la otrora Unión Soviética.

Así puso en marcha la Iniciativa de Defensa Estratégica, una red de poderosos satélites con equipo láser que podrían derribar cualquier misil balístico lanzado para atacar territorio norteamericano.

Los críticos llamaban a los láseres espaciales, el (llamado con un nombre muy friki) programa Guerra de las Galaxias. Este programa tuvo prometedores éxitos tecnológicos y el respaldo del Presidente, pero en unos pocos años, fue desechado.

Pero ¿por qué un sistema de defensa de tecnología más avanzada, no agresivo fracaso? De hecho el programa Guerra de las Galaxias de Reagan tuvo el apoyo de la comunidad científica y de su administración.

El programa realmente preveía la creación de una red de satélites armados con láser que detectaran y destruyeran las armas nucleares lanzadas por la Unión Soviética.

Reagan esperaba que, si los misiles balísticos intercontinentales rusos no pudieran llegar a América, los rusos dejarían de hacerlos. América, por lo tanto no necesitaría de su arsenal nuclear. La mesa estaría servida para el desarme nuclear total.

guerra-fria-programa-guerra-galaxias


En 1989, el vicepresidente George Bush se comprometió a continuar con el programa Guerra de las galaxias.

Sin embargo, dos años más tarde, casi al día, que comenzó su Presidencia tiro a la basura la Iniciativa de Defensa Estratégica. ¿Por qué? Bush había nombrado a Dick Cheney como su secretario de Defensa. Cheney criticó constantemente el programa Guerra de las galaxias, incluso mientras Bush hizo campaña con la promesa de perseguirlo. Pero Cheney tenía el apoyo de la industria militar.

Cheney prefiere un sistema más sencillo, diseñado en lanzar misiles basados ​​en tierra para destruir misiles enemigos pequeños (pero no un lanzamiento masivo de ojivas nucleares). 

Esto es exactamente lo que Bush implemento en lugar del programa Guerra de las galaxias. Hoy en día se conoce como la Agencia de Defensa Antimisiles, y tiene un jugoso presupuesto anual de $ 8 mil millones de dólares

Pero el profesor Stephen Walt afirma que hay poca evidencia el sistema de defensa de misiles balísticos realmente funciona. De hecho, podría decirse que alienta a las superpotencias como Rusia y China para aumentar su cantidad de misiles (debido a que la forma más sencilla de superar un sistema de defensa antimisiles limitado es disparar muchos más misiles balísticos)

Irónicamente, Cheney y otros críticos utilizan exactamente los mismos argumentos en contra del programa Guerra de las galaxias. Así que ¿por qué Cheney construyo y puso en marcha un programa que estaba tan viciado como el que cerró? 

star-wars-programa-anti-misiles


El corresponsal extranjero Jonathan Steele cree que Cheney hizo caer el programa Guerra de las galaxias a favor de preservar la economía militar-industrial existente. Debido a que se basó en los satélites de láser, el programa Guerra de las galaxias sacaría gastos de defensa fuera de la industria armamentista y lo pondría en la ingeniería científica.

Además, Steele cree que Cheney es, en el fondo, un intervencionista global. Desde la invasión de Panamá hasta la guerra de Irak, su carrera se define por intervenir en conflictos extranjeros.

En 1992, Cheney escribió un informe recomendando que Estados Unidos debería aumentar su fuerza militar hasta que se convirtiera en la superpotencia dominante.

El informe concluyó que ninguna otra superpotencia, además de los EE.UU. debe permitirse que se desarrollase.

De forma contraria el real objetivo del presidente Reagan era crear un sistema no agresivo que permitiera la reducción de armamento de Estados Unidos. Esto, a su vez, puede conducir a relaciones pacíficas con otras superpotencias mundiales.

Durante la próxima década, los EE.UU. invertirán más de $ 350 mil millones de dólares en actualizar su arsenal nuclear, que en sí mismo es una violación del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares.

Hoy Estados Unidos tiene 7.100 cabezas nucleares; Rusia tiene pero Cheney no estaba solo en conspirar contra el programa Guerra de las galaxias. 

La Unión Soviética reaccionó dedicando entrevistas a los medios de comunicación europeos para crear preocupación por el efecto del programa Guerra de las galaxias en las economías y la seguridad de los aliados de Estados Unidos. Rusia dejó claro que la iniciativa de defensa podría provocar a los soviéticos entrar de lleno en conflicto por primera vez.

ronald-reagan-guerra-galaxias-guerra-fria


Como era de esperar, la OTAN y otras naciones occidentales presionaron a Reagan para desechar el programa Guerra de las Galaxias.

En 1988, su presupuesto se redujo en un 50%.

Por desgracia, parece que el programa Guerra de las Galaxias era demasiado ambicioso para su propio bien, de todos modos. Después de cinco años de investigación, sólo se pudo detener el Servicio de Investigación del Congreso estimó que entre 1983 y 1993, el programa cuesta $ 71 mil millones de dólares. 

Una vez que la Guerra Fría había terminado, el presidente Bush negoció la reducción unilateral de los arsenales nucleares rusos y estadounidenses. En este ambiente de paz, una red de defensa láser potencialmente provocativa parecía innecesaria.

Margaret Thatcher Primer ministro británica, afirmó que el programa Guerra de las galaxias ayudó al fin a la Guerra Fría, elevando el listón demasiado alto para que Rusia pudiera competir. 

En realidad, la economía de Rusia ya estaba colapsando y los soviéticos no veían los satélites con armas láser de Reagan como una amenaza, sobre todo porque los tratados internacionales prohibían la colocación de armas en el espacio.

Sin embargo, vale la pena preguntar por qué los EE.UU. gasta $ 8,000 millones al año en la Agencia de Defensa Anti misiles, y quién es responsable de ello.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall