jueves, agosto 06, 2015

Hamburguesas de mosca al carbón

Cada año, durante la temporada de lluvias, miles de millones de mosquitos (pequeñas moscas) salen de las aguas del Lago Victoria, en África, y vuelan en enjambres gigantes que se dice son tan densos que pueden asfixiar a una persona. 

Sin embargo, para las personas que viven en las orillas del gran lago, son sólo una fuente de proteínas.



Algunas especies de aves migran hacia el Lago Victoria durante la temporada de lluvias para poder disfrutar de esta fiesta gratuita. 

Las moscas crean un especie de constante zumbido, viven y cubren todas las superficies disponibles ya que se encuentran en su ritual de apareamiento. 

Pero no importa cuántos de ellas sean engullidos por las aves y otros depredadores naturales, siempre hay más que suficiente para los lugareños. 

Tan repugnante como nos pueda parecer, la realidad es que constituyen una enorme cantidad de biomasa equivalente a grandes manadas de caza mayor. 

Las personas que viven en las orillas del lago Victoria, simplemente no pueden ignorar la proteína nutritiva que vuela a su alrededor, por lo que capturan las moscas y las cocinan como hamburguesas de mosca al carbón.

Con las moscas, literalmente, llenando el aire, la captura de ellas no es un gran reto y requiere sólo herramientas rudimentarias como ollas y sartenes. Comunidades enteras participan en la caza de los mosquitos, humedeciendo sus ollas para hacer que las moscas se peguen. 


Luego las apelmazan para hacer una masa de moscas, que se cocinan como hamburguesas regulares. Cada pieza contiene alrededor de 500 000 moscas, pero es hasta siete veces más nutritiva que la hamburguesa promedio de la carne de vacuno.

Para las personas que normalmente tienen poca proteína en su dieta, estas hamburguesas son un regalo del cielo, y en tiempos de hambruna pueden salvar vidas. 


Cada pueblo tiene su propia receta de hamburguesas de mosca, pero no importa como se cocinan,  siempre van como pan caliente.




Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall