jueves, julio 09, 2015

Cometa 67P puede tener vida extraterrestre

Astrónomos británicos sugieren que algunas características en el cometa 67P, donde aterrizó la sonda Philae pueden indicar la presencia de microorganismos.

El cometa podría albergar vida, sugieren un análisis informático realizado por un par de astrónomos. 



Según Chandra Wickramasinghe y Max Wallis, científicos expertos en la búsqueda de vida fuera de la Tierra, de la Universidad de Cardiff, en Gales, algunas particularidades de cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko, al igual que su corteza negra y rica en materiales orgánicos y lagos congelados, probablemente puedan contar por la presencia de microorganismos en la superficie congelada. 

La misión también parece haber encontrado cúmulos de material orgánico como actividad viral de los organismos.

Los astrobiólogos presentaron los hallazgos en la reunión de la Sociedad Astronómica Real en Gales. A partir de los datos, no podemos afirmar con certeza que hay seres que viven en el lugar. Sólo que la evidencia apunta a la casi segura probabilidad de vida extraterrestre.


La misión de la sonda Rosetta, que permitió que el histórico robot Philae se posara en el cometa 67P, en noviembre del año pasado, no tiene equipos específicos para la búsqueda de vida extraterrestre. 






Cuando la misión fue concebida hace 15 años, la vida en otros planetas parecía una posibilidad muy lejana. Pero mediante el envío de misiones como Kepler, hace cinco años, y el avance de los telescopios capaces de visualizar y ver confines del cosmos, los científicos se dieron cuenta de que la vida microbiana puede ser o haber sido una realidad en otros cuerpos celestes. 

Durante este período, el campo de la astrobiología, el campo de la astronomía que estudia la vida extraterrestre se fortaleció y los investigadores aprendieron a identificar y reconocer las marcas y pistas dejadas por la vida microbiana en el universo.

Descubrir algún rastro, aunque sea mínimo, en el cometa 67P es importante porque los cometas son considerados "restos" del sistema solar que todavía están vagando por el espacio. 


 

Según algunas teorías,  pueden haber sido responsables de traer el agua, o incluso la vida, en la Tierra. Su impacto en la superficie al inicio de la formación de nuestro planeta, podría haber iniciado la vida microscópica, que se desarrolló en los tipos de organismos que conocemos hoy en día.

Según el análisis de astrónomos de Cardiff, los microorganismos pueden habitar los espacios helados de 67P, incluso a temperaturas inferiores a 40 grados bajo cero. Ellos estarían implicados en la formación de las estructuras de hielo y materia orgánica en vista de la superficie.


Los científicos creen que la vida podría existir en 67P puede ser similar a los extremófilos terrestres, organismos que pueden sobrevivir en regiones inhóspitas, en condiciones de extremo calor o frío. 


Sin embargo, vale la pena señalar que la materia orgánica que se encuentra en la tierra puede ser el resultado de procesos químicos que no implican necesariamente la presencia de los organismos vivos. Lo que daría lugar a moléculas orgánicas y otras características que aún no se han estudiado en profundidad por el equipo de la misión.

"Rosetta ha demostrado que el cometa 67P no puede ser visto como un objeto congelado e inactivo, pero es el hogar de los procesos geológicos y podría ser más propicio para la vida microbiana que nuestras regiones polares", dijo Wallis en un comunicado.


La misión Rosetta - A mediados de junio, la sonda Philae, que estaba en hibernación desde el año pasado, mostró signos de actividad reciente. El equipo internacional responsable de la misión decidió extender las actividades de Rosetta, que fue programado para terminar en diciembre de este año hasta septiembre de 2016. 


El objetivo es recoger más datos y ampliar los análisis sobre el 67P / Churyumov-Gerasimenko.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall