miércoles, junio 17, 2015

¿Que es un alma?

La historia de la neurociencia occidental puede parecer un tema seco, una letanía de latinismos impenetrables y diagramas anatómicos. 

Es, de hecho, una serie de batallas fascinantes entre los diferentes modelos de metáforas y de la forma en que pensamos, primero entre ellos es el concepto de "alma", en términos generales se define en el pensamiento cristiano como la esencia incorpórea de un ser humano, y de la base para el pensamiento consciente.

La idea de que el alma existe dentro de una parte específica del cerebro humano, por supuesto, ya no es objeto de investigación extendida en el campo secular de la neurociencia. "No hay ninguna hipótesis en esa pregunta, nada que pueda probar, es demasiado amplio y no es "científica como tal", comento Sylvia McLain, profesora de bioquímica en la Universidad de Oxford.

La búsqueda del lugar de descanso del alma sirvió, sin embargo, como un motivador importante para generaciones anteriores de eruditos, y continúa estimulando, la investigación sobre la naturaleza de nuestras mentes y cuerpos hoy en día.

"Hacer preguntas ampliamente filosóficas como ¿Que es un alma? eventualmente puede conducir a una investigación científica ", señaló McLain. "Muchos de los primeros naturalistas estudiaron plantas, animales, y la Tierra misma para comprender “el plan de Dios" o "la creación de Dios.'"

 
Escribiendo en 1567 con referencia a las tendencias en la práctica médica iniciadas por el médico griego Galeno de Pérgamo siglos antes, el científico francés Jean Fernel declaró que el cuerpo fue bañado con tres "espíritus": "espíritus naturales" que surgieron desde el hígado y se transformaron en el horno del corazón en "espíritus vitales", que luego se destilaron en "espíritus animales" en el cerebro, específicamente, dentro de los paquetes complejos de células nerviosas conocidas como el plexo coroideo, que ahora entendemos como la fuente del  fluido cefalorraquídeo.


Estos espíritus animales fueron dados de alta de nuevo en el cuerpo por el alma para actuar como sus "siervos y porteadores", llevando órdenes a los órganos. Es un modelo fabulosamente arcano de la supuesta relación del alma y la carne que, entre otras cosas, convenientemente es paralela a la idea de la iglesia. Al igual que con otros pensadores de su tiempo, Fernel era consciente de las consecuencias que especulación científica podría tener para el orden social.

 

La idea de una gran cantidad de fluidos especializados, bajo la dirección del alma se mantuvo muy popular en el siglo 17. El filósofo francés René Descartes fue autor de una de las teorías más controvertidas en cuanto a cómo el alma determina la distribución de estos espíritus, afirmando que manipuló el cuerpo a través de la glándula pineal en forma de piña en el centro del cerebro.

La glándula pineal era, sugirió, adecuada a este fin, gracias a su posición estratégica central suspendida "como un globo cautivo por encima de un fuego". Sirve como receptor de impresiones sensoriales y de fuerza motriz de la acción corporal. Al salir a borbotones, los espíritus animales a través de canales nerviosos de los sentidos de los patrones en la superficie de la glándula trazadas, Descartes propuso, que esto daba lugar a la experiencia de calor, dolor y así sucesivamente. El alma puede entonces mover la glándula pineal para afectar el flujo, como espíritus enviados a través del sistema nervioso a otros órganos del cuerpo.

Las teorías de Descartes se difundieron ampliamente, pero en forma dividida, entre otras quejas, se objetó que la glándula pineal estaba presente en el cerebro de los perros, gatos y otros animales, y que no podía ser el recipiente del alma humana inmortal. 



En 1713, el anatomista italiano Giovanni Maria Lancisi sugirió una alternativa en su Dissertatio Physiognomica: el alma tiene que estar en alguna parte del cuerpo calloso, una fuente de grasa de fibras de materia blanca que conecta los hemisferios del cerebro.

Los espíritus, explicó, fluyen a lo largo de algunas de estas fibras en la parte delantera y trasera del cerebro, uniendo el alma y la conciencia con el resto del cuerpo. 

Esta teoría fue refutada en última instancia, cuando se demostró que el cuerpo calloso podría ser seccionado, dividiendo los hemisferios del cerebro, sin privar a un paciente de la conciencia.


Otro estudio publicado en 2014 por Mohamad Koubeissi en la Universidad George Washington en Washington DC sugiere que el claustro, una fina lámina de neuronas unidas a la parte inferior de la corteza cerebral, puede ayudar a entretejer los procesos que conforman la experiencia consciente.

Si bien la tecnología de imagen médica ha avanzado a pasos agigantados en los últimos decenios, el cerebro sigue siendo un órgano mayormente malentendido de complejidad desalentadora. 

Según los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, sus cientos de billones de conexiones sinápticas enormemente superan en número a las estrellas de nuestra galaxia. 

Desentrañar los orígenes del pensamiento consciente puede parecer una tontería, pero es poco probable que las futuras generaciones de estudiosos sean disuadidas por los errores de sus predecesores con la esperanza de finalmente descubrir las funciones neurológicas que despiertan conciencia misma.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall