martes, septiembre 16, 2014

Campo Fuente energía viviente

EI Campo Fuente es la llave maestra, es una energía con características de fluido que, en último extremo, produce el espacio, el tiempo, la materia, la energía, la biología y la consciencia.

Parece ser que los antiguos sabían muchísimo más del Campo Fuente de lo que nosotros les reconocemos.

Construían estructuras de piedra que bien pudieron generar la coherencia suficiente para captar portales estelares naturales, que aparecen en la Tierra cuando la geometría interior de la misma se alinea con la del sistema solar.

agujeros de gusano

Las corrientes geométricas fluidas que descubrió Hans Jenny podrían extenderse por toda la galaxia y conducir agujeros de gusano o portales estelares atravesables, en los que lo único que habría que hacer sería entrar por un lado para que la corriente nos llevara de manera natural hasta el otro.

Si todo esto es cierto, y si este sistema funciona de verdad, deberíamos conocer ejemplos de apariciones naturales y espontáneas sobre la Tierra de estos portales de acceso al tiempo-espacio, que provocarían desapariciones misteriosas, desplazamientos en el tiempo y otras anomalías. ¿Qué aspecto tendría un portal de este tipo?

Como el Campo Fuente tiene características de fluido, podemos esperar que un vórtice en el interior del campo apareciera en forma de burbuja esférica.

La presión del Campo Fuente que lo rodea sería igual por todas sus partes, como lo es la presión de la atmósfera sobre una burbuja de jabón.

Además, como dentro de este vórtice, la materia incluida la atmósfera se está transformando en una función ondulatoria, ya no veríamos objetos sólidos; veríamos fotones de luz en una esfera turbia y empañada.

portales estelares naturales

Los testigos oculares confirman que esta esfera turbia puede ser gris, blanca, amarilla, verde, roja o incluso de otros colores.

Además, bloquearía la gravedad, de manera muy semejante a un tornado o a los vórtices que descubrió Schauberger en el agua y que producían efectos de levitación.

Cualquier persona o cosa que entrara en un vórtice como éste, podría saltar al tiempo-espacio; y, si no sabes bien lo que haces, podrías no volver nunca más.

La materia viva o no viva que quedara atrapada por este vórtice desaparecería de nuestra realidad y pasaría a la realidad paralela, al menos temporalmente.

Teóricamente, estos vórtices pueden desplazarse en cualquier dirección; no hay motivo para suponer que se quedarían estacionarios, ya que por esas geometrías transcurren flujos de corrientes constantemente.

Algunos vórtices pueden aparecer en la superficie de la Tierra, capturar dentro de sí materiales u organismos vivos y ascender después.

Cuando llegan a una determinada altura, pueden perder el impulso que mantiene por encima de la velocidad de la luz el movimiento de su actividad interna de vórtice.

Entonces, los materiales que tienen dentro vuelven a saltar al espacio-tiempo, y todo lo que hay en su interior cae de pronto, aparentemente materializado de la nada.

El siguiente suceso contiene muchos indicios de los efectos del tiempo-espacio, a pesar de que se le considera un caso clásico de poltergeist.

En septiembre de 1903, W. G. Grotten-Dieck se despertó y vio una lluvia de piedras negras, de no más de 2 cm de diámetro, que atravesaban directamente el tejado de su casa y el techo de la habitación y caían trazando una curva suave, a cámara lenta.

Aterrizaban en el suelo, cerca de su almohada. Explicaba parte de los sucesos extraños en una carta que envió en 1906 a la Sociedad Británica para la Investigación Psíquica : Intenté atrapar las piedras mientras caían por el aire hacia mí, pero nunca podía atraparlas [...]. Me parecía que en cuanto intentaba alcanzarlas, cambiaban de dirección por el aire.

 

Esto indica que las piedras tenían aún un efecto de levedad y que las repelía la materia del espacio-tiempo, como era el cuerpo del narrador.

También es posible que no estuvieran materializadas del todo, lo que explicaría por qué no fue capaz de atrapar ninguna. Puede que le atravesaran limpiamente la mano como si ésta no existiera siquiera.

Lo que a mí me parece más interesante es que parecía que las piedras caían más despacio de lo normal; pero, según Grotten-Dieck, el ruido que hacían al caer al suelo también era anormal; pues el golpe era demasiado fuerte, con mucho, si se tenía en cuenta lo despacio que se movían.

Parece ser que el tiempo se movía más despacio dentro de las piedras mismas y en sus inmediaciones.

Todo lo que estaba fuera de esa zona seguía moviéndose a tiempo normal; en tanto que las piedras seguían teniendo la misma cantidad de inercia.


El doctor Alexei Dmitriev ha llevado a cabo investigaciones detalladas de fenómenos de vórtice producidos de manera natural y que tienen muchas de las características que hemos descrito hasta aquí, entre ellas la posibilidad de bloquear la gravedad.

Dmitriev cree que los tornados son un ejemplo de este tipo de vórtices, que él llama dominios de vacío.

poltergeist

Otros ejemplos serían los rayos globulares, los objetos autoluminosos naturales, los poltergeist, un fenómeno curioso llamado de los pequeños cometas o de los agujeros atmosféricos, las formas brillantes asociadas a los terremotos y a los volcanes, los espectros rojos y los duendes de la atmósfera superior y las chimeneas de kimberlita de la corteza terrestre.

Dmitriev cita la frecuencia creciente a lo largo del siglo XX de los tornados y de otras actividades asociadas, como indicio de que se ha dado un aumento espectacular de la cantidad general de vórtices de este tipo que llegan a la Tierra.

En el modelo de Dmitriev, que en parte se basa en los trabajos de Terletskiy sobre Física, estos vórtices transforman directamente la energía gravi-spin (la gravedad, junto con la fuerza de spin o giro que contiene) en energía electromagnética, que aparece en forma de fotones que surgen de estas zonas esféricas.

Evidentemente, si fuésemos capaces de producir eventos como estos de manera fiable, nos liberaríamos para siempre de la necesidad de pagar la energía y de deteriorar el medio ambiente para impulsar nuestra civilización.

La gravedad nos aportaría más energía de la que podríamos gastar nunca.

Entre las propiedades de estos vórtices se cuentan la capacidad de penetrar la materia; la emisión y absorción de luz y de otras radiaciones electromagnéticas; la disrupción de los sistemas eléctricos, que produce averías; los campos magnéticos fuertes; los aumentos o reducciones significativas del peso de los objetos; la rotación del aire y del polvo dentro de los vórtices; las explosiones que en muchos casos no hacen cambiar su tamaño ni su forma; el perfil esférico y el aumento muy notable del número de avistamientos en los años de mayor actividad solar.

Dmitriev alega también que en casi todos los terremotos y las erupciones volcánicas aparecen estas formas luminosas.


Los episodios históricos y contemporáneos de poltergeist también se han producido coincidiendo con incrementos repentinos de la actividad geomagnética.

Estos datos dan a entender que los eventos tipo poltergeist no son aleatorios, sino que se pueden relacionar claramente con la salida de la Tierra de vórtices energéticos.

campo magnético terrestre

Los incrementos repentinos de la fuerza del campo magnético terrestre, desencadenados posiblemente por los repuntes de la actividad solar, aparecen por la creación en el núcleo de dominios de vacío, o de portales al tiempo-espacio, que suben después a la superficie a través de zonas determinadas.

En un artículo publicado en 1992 en la revista de la Sociedad para la Investigación Psíquica, se exponía el descubrimiento de Guy Lambert de que los poltergeist se daban con mayor frecuencia a lo largo del curso de los ríos, y que se comunicaban muchos más casos cuando llovía.

Anne Arnold Silk señaló en un mapa «un gran número de casos comunicados de observaciones de figuras fantasmales, de bolas de luz y similares y halló que todas se concentraban mucho en las proximidades de las fallas geológicas.

Además, las visualizaciones de luces anómalas también se producían en los extremos de estas líneas.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall