martes, mayo 06, 2014

La Teoría del Gran Filtro un destino trágico

A la luz del espectacular descubrimiento del exoplaneta Kepler- 186F potencialmente habitable, la Teoría del Gran Filtro resurge y puede no significar nada emocionante futuro para la humanidad.

Kepler186f
 
Se trata de una teoría propuesta en 1996 por el profesor Robin Hanson para tratar de resolver la paradoja planteada por Fermi, quien pregunta por qué todavía no somos capaces de descubrir una civilización interestelar tecnológicamente avanzada a pesar de la existencia de miles de sistemas solares potencialmente adecuados para evolución de la vida en nuestra galaxia.
 
La ecuación creada por el físico Enrico Fermi subraya el hecho de que no se ha detectado ni una sola señal extraterrestre, por no hablar de una sola civilización interestelar que nos haya colonizado o simplemente visitado nuestro planeta.

La paradoja puede resumirse de la manera siguiente: La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario es paradójica sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas.

 
Hasta ahora,  existen dos alternativas para la solución de la paradoja o la inteligencia requerida para lograr la capacidad de crear tecnologías avanzadas, es muy rara en el universo, o la vida inteligente simplemente esta destinada a extinguirse.
 
Esta última hipótesis es apoyada por Hanson y es la Teoría del Gran Filtro, según el cual debe existir una barrera natural que impide un crecimiento suficiente de las civilizaciones inteligentes capaces de colonizar el espacio.

Este mismo filtro se puede determinar entre otras cosas, por un desastre industrial, tales como la guerra nuclear o el agotamiento de los recursos naturales de un planeta.
 
Desde el punto de vista planteado por la paradoja de Fermi y sus posibles soluciones, cada descubrimiento de un nuevo exoplaneta potencialmente habitable , como es el caso de Kepler- 186F pone en duda la idea de que la Tierra es el único planeta propicio para la vida y  a su vez, apoya la controversial teoría de que todos los seres inteligentes siempre estarán condenados a la extinción.

Crédito de la imagen : NASA

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall