viernes, enero 24, 2014

La guerra en contra de los emúes

¿Sabías que una guerra se declaro en contra de los emúes?

guerra emues

Los emúes son nativos de Australia y como todo el mundo sabe, casi todo la flora y fauna en Australia parece ser capaz de matarte.

Los emúes se asemejan a los avestruces. Son grandes aves no voladoras con cuellos largos y suaves plumas. Viven y se reproducen en una región muy inhóspita de Australia.

Sin embargo, no les importa viajar mucho en busca de comida y agua. Después de la Primera Guerra Mundial, más de 5,000 veteranos habían establecido un campamento fuera de los hábitats de emúes en Australia Occidental.

Era parte de un programa para ayudar a los soldados a hacer de esta una tierra de cultivo viviente.

Sin embargo, la sequía terminó con muchas plantaciones y los emúes querían devorar lo que quedaba. Desafortunadamente, los precios de las cosas después de la guerra, subieron drásticamente, es decir, muchos de estos ex soldados no podían permitirse las cercas para mantener las aves fuera de los cultivos.

Siendo soldados, tomaron sus armas y comenzaron a disparar a las aves. Cerca de 3,000 emús fueron asesinados en 1928.

Sin embargo, a pesar de estas muertes en 1932, se estima que 20,000 emúes atacaron campos de agricultores y el gobierno tenia que hacer algo.

La forma habitual de quejarse de las condiciones de cultivo fue apelar ante el Ministro de Agricultura.

Los ex soldados campesinos no confiaron en el ministro, así que recurrieron al Ministro de Defensa, quien declaró la guerra contra las aves, literalmente.

Le dio a los agricultores el uso de armas de Lewis y 10,000 balas.

Dadas estas características, se auguraba una cómoda victoria. Al empezar la guerra no tardaron en descubrir que el enemigo era rápido y astuto.

Una de las primeras batallas termino en un estrepitoso fracaso por parte de los agricultores australianos. Cerca de 100 emúes estaban reunidos en un solo lugar y los soldados decidieron tenderles una emboscada con una ametralladora, pensando que podría matar a la mayoría de ellos rápidamente.

Después de alrededor de una docena de balas disparadas, el arma se trabó, dando a los pájaros una amplia oportunidad de huir.

Cuando los hombres se dieron cuenta de que los emúes podían correr muy rápidamente, tuvieron la idea de fijar una ametralladora en la parte trasera de un vehículo en movimiento y perseguirlos.

Una vez más, esta táctica fracasó. Los emús corrieron por los árboles y se dispersaron.

Ni un solo pájaro fue asesinado por el uso de esta táctica.

El resultado final de la guerra fue, sin duda, la victoria de los emúes.

Si bien no hubo víctimas humanas, sólo 986 de los aproximadamente 20,000 emúes murieron y 9,860 balas fueron utilizadas en una guerra que duró 7 días.

Debido a esta experiencia vergonzosa, el gobierno australiano se negó a repetir la guerra en años posteriores.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall