jueves, diciembre 12, 2013

Yellowstone puede destruir Norteamérica

Atrayendo a miles de visitantes cada año por sus bellos paisajes y géiseres, el Parque Nacional de Yellowstone, EE.UU. es la sede de un poder letal que podría diezmar Norteamérica.

Una piscina gigante de magma se encuentra debajo de la superficie de la Tierra, desde hace mucho tiempo sabemos que Yellowstone es sólo el cascaron de un súper volcán. Pero el tamaño de este súper volcán ha sido objeto de mucha especulación.

Great Fountain Geyser in Yellowstone National Park is lit by the sun, giving it an orange glow. (photo ©Leon Jenson — click to enlarge)

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Utah estima que la cámara de magma de Yellowstone es 2,5 veces más grande que se pensaba.

Es una caverna subterránea que mide unos 90 km por 30 km y contiene entre 200 y 300 millones de kilómetros cúbicos de roca fundida.

Si entra en una súper- erupción, Yellowstone destruiría gran parte de Norteamérica y traería enormes impactos en el resto del mundo.

¿Qué es un súper volcán?

La imagen común de un volcán es una gran montaña que lanza lava pero esta imagen  no se aplica a los supervolcanes, como Yellowstone.

Estas son áreas extensas de corteza colapsada que formaron piscinas (conocidas como calderas) bajo una superficie aparentemente normal.

Sin embargo, una súper- erupción es un fenómeno muy raro. Se estima que hay uno en Yellowstone una vez cada 700.000 años.

Sólo 3 de estas erupciones son conocidas : una se dio hace 2,1 millones años. Otra sucedió hace 1.300.000 años. Y la última hace 640.0000 hace años.

Las muestras de suelo revelan que la última vez que pasó, toda América del Norte fue sofocada por las cenizas. El flujo de lava fue gigantesco.

Las corrientes de roca fundida tenían cientos de kilómetros de largo y kilómetros de espesor.

El tiempo en todo el mundo fue seriamente afectado por siglos, pasando por un gran período de enfriamiento causado por densas nubes de cenizas que cubrían el globo.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall