sábado, diciembre 14, 2013

El Evento Carrington

En 1859, la Tierra fue golpeada por una gigantesca tormenta solar que extendió las auroras boreales muy hacia el sur, hasta llegar a la línea ecuatorial y poner los postes del telégrafo en todo el planeta en llamas.

Tormenta

Si el mismo evento llegara a suceder hoy, haría caer aviones, destruir la infraestructura de comunicaciones de la Tierra y hundir ciudades enteras en la oscuridad durante un máximo de un año.

Richard Carrington fue el astrónomo que se dio cuenta de algo muy extraño en la superficie del Sol en 1859 : puntos negros grandes habían aparecido sobre la superficie de la estrella.

Mientras Carrington todavía estaba tratando de dar sentido a esto, vio dos globos de luz brillante en erupción de los puntos negros y disparando material hacia el espacio.

Horas más tarde, la Tierra fue golpeada por una tormenta geomagnética con la fuerza de 10 bombas de hidrógeno.

La red de telégrafos en todo el mundo fue destrozada, cortando la comunicación en todo el mundo, con postes de telégrafo estallando en una lluvia de chispas.

Más tarde, hubo informes de máquinas telegráficas tan llenas de energía que podían trabajar por más de 90 segundos desenchufadas de cualquier fuente de alimentación.

Tal vez fue este exceso de poder que se causo que los telegrafistas recibieran potentes descargas eléctricas o simplemente observaban con horror como sus máquinas estallaran en llamas.

En todo el planeta, el cielo estaba brillante y colorido con las luces del norte y del sur que eran o mucho más fuerte de lo normal o simplemente aparecieron en lugares que nunca antes habían tenido, llegando hasta el centro de la línea ecuatorial.

Algunos lugares eran tan brillantes que la gente se levantó en medio de la noche pensando que fue la salida del sol o simplemente pensó que el cielo se estaba quemando.

Esto se conoció como El Evento Carrington (la mayor tormenta solar de los últimos 500 años).

Si el mismo evento llegara a suceder hoy, podría noquear a nuestros satélites, que afecta a todo, desde el GPS hasta las transacciones con tarjetas de crédito.

Por suerte, nuestra capacidad para detectar este tipo de eventos significa que vamos a estar prevenidos por unas 12 horas.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall