viernes, noviembre 22, 2013

La ecuación que mató al tiempo

A mediados de la década de 1960, el físico teórico John Wheeler junto con su colaborador Bryce DeWitt decidieron ver qué nueva información obtendrían al aplicar la teoría más exitosa de toda la ciencia (la teoría cuántica) al Universo.

John Wheeler

Aunque por lo general se le aplicaba al mundo subatómico, la física cuántica puede relacionarse a todo, incluso hasta a las más grandes escalas del vasto Universo.

Wheeler y DeWitt tuvieron éxito en producir una ecuación espantosamente compleja que de acuerdo con la teoría cuántica, captura la verdadera naturaleza del Universo.

Pero esta ecuación generó una revelación sorprendente y quizá aterradora

De todas las cantidades que la formaban, la que todos esperaban que incluyera simplemente se desvaneció: ‘t’ (significa ‘tiempo’).

El contraste con la realidad aparente no podría ser más rígida.

Los astrofísicos insisten en que el Universo tuvo su origen en una Gran Explosión “Big Bang” y que sigue expandiéndose.

Las estrellas constantemente nacen y mueren, como nosotros. Claramente, algo está mal.

Muchos teóricos han tratado de hallar maneras de que eso que percibimos como 'tiempo' surja del Universo ‘sin tiempo' algo no cuadraría en nuestra existencia, como lo describe la ecuación de Wheeler-DeWitt (W-D).

Muchos físicos opinan que sólo una reconsideración a nivel fundamental del tiempo podría resolver la crisis que formulo esta ecuación.

No obstante, no todos concuerdan. Algunos creen que la ecuación W-D revela la verdad del tiempo sin importar lo poco que nos agrade el resultado.

Uno de los defensores principales es el físico teórico Dr. Julián Barbour. de la Universidad de Oxford. Ha pasado décadas trabajando con la ecuación W-D y es muy reconocido por su obra magna The End of Time.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall