martes, noviembre 26, 2013

Juego de Tronos versión abejas

Además de tener una abeja reina, las colmenas también tienen múltiples reinas vírgenes que se matarán unas a otras con el fin de estar en primera fila de la sucesión.

abeja reina

En caso contrario, pueden convertirse en la reina de su propia colmena si se aparean con zánganos que atraiga fuera del nido.

Todo el mundo sabe que las colmenas tienen una sola reina. Sólo se le permite reproducirse con los zánganos (abejas macho).

Sin embargo, la reina también puede poner varios huevos para producir otras abejas reinas.

Estas reinas bebés se alimentan de jalea real. Cuando las crías nacen, pueden o bien tomar vuelo y tratar de iniciar su propia colmena o pueden tomar una ruta más shakesperiana y matar a las otras reinas vírgenes esparcidas a lo largo de la colmena.

Ellas instintivamente hacen esto al salir de su celda, buscan a las otras reinas vírgenes y las pican hasta matarlas antes de que salgas de sus células.

Tienen que ser rápidas al respecto, sin embargo, mientras están matando a sus hermanas, hay una posibilidad de que la reina regente, se este arrastrando detrás de ellas dispuesta a participar en el Juego de Tronos.

Sin embargo, si se aparean mientras la reina original todavía está en la colmena, se emitirá una feromona que hace que las otras abejas en la colmena la ataquen hasta matarla.

Si sobrevive el tiempo suficiente para hacerlo, una reina virgen puede convertirse en la reina de su propia colmena a través de otra ruta espeluznante.

Para hacer esto ella volará durante la temporada de enjambre, buscara un enjambre de zánganos y luego liberara una feromona para atraerlos.

El enjambre instantáneamente empezara a perseguir a la reina.

Los primeros zánganos que lleguen con ella a la colmena podrán aparearse. Sin embargo, desafortunadamente para ellos, después de que el acto de apareamiento sus órganos sexuales explotaran al momento del clímax.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall