martes, octubre 22, 2013

Las herejías sobre Jesús

imagen de jesus

Jesús según los Ebionitas.

Herejía :

Después de la crucifixión hubo una división entre los seguidores del apóstol Pablo, que veían al cristianismo como una nueva religión, y los cristianos judíos, que lo consideraban un perfeccionamiento de la anterior.

Los partidarios de Pablo se convirtieron en la tendencia predominante y el otro grupo se consideró una herejía, se les llamó 'ebionitas', a partir de una palabra hebrea que significa 'de los pobres', porque rechazaban los bienes materiales.

Negaban que Cristo fuera hijo genuino de Dios y lo consideraban un arcángel creado, investido de poderes extraordinarios durante el bautismo, con potestad sobre los ángeles y las obras del Todopoderoso.

Postura :

Cristo es Dios verdadero desde su origen, tiene la misma sustancia del Padre y es sólo otra de sus manifestaciones.

 

Jesús según el Arrianismo.

Herejía :

Propuesta en el siglo IV por el presbítero Arrio de Alejandría, aseguraba que Cristo no era un ser de origen divino, sino que había sido creado.

La premisa básica es el carácter único de Dios, el único ser inmutable que existe por sí mismo y no depende de nadie.

Cristo, no existía por sí mismo y no era inmutable, por lo que no era Dios.

Esta visión fue construida para preservar la 'monarchia', autoridad y rango único de Dios.

Postura :

A pesar de sus mutaciones. Cristo es Dios desde su concepción.

Además es “consustancial al Padre” de la misma naturaleza del Padre, como afirma el Credo de Nicea.

 

Jesús según el Apolinarismo.

Herejía :

En el siglo IV, Apolinar de Laodicea distingue la parte física (el cuerpo) y la parte inmaterial (el alma o intelecto) de una persona.

Asegura que Cristo tenía un cuerpo humano y un intelecto divino.

Postura :

Los teólogos lo rechazaron. Aseguran que si Cristo no hubiese tenido intelecto humano, no hubiera sido un hombre, sino un muñeco manipulado por Dios.

Cristo fue humano en cuerpo y alma para que su suplicio en la cruz tuviera cualidades redentoras, tomando en cuenta que los pecados residen en el cuerpo y en la mente.

 

Jesús según el Monoteísmo

Herejía :

Difundida en el siglo VII por Sergio, el patriarca de Constantinopla,aseguraba que Cristo tenía dos naturalezas, pero una sola voluntad divina.

La perspectiva fue tan importante que el papa Honorio la defendió.

Postura :

El Tercer Concilio de Constantinopla (680-681) puso fin a esta controversia: "En Cristo hay dos voluntades sin división, sin cambio, sin separación ni confusión".

Medio siglo después de su muerte, el papa Honorio fue condenado por la Iglesia por haber apoyado estas ideas.

 

Jesús según el Sabelianismo

Herejía :

Vigente en los siglos II y III, esta doctrina negaba el dogma de la Trinidad y aseguraba que Padre, Hijo y Espíritu Santo eran manifestaciones o aspectos de un ser divino único.

Entonces es Dios mismo quien sufre la pasión y muere en la cruz bajo la apariencia del hijo.

Postura :

La misteriosa doctrina dé la Trinidad sostiene que Padre, Hijo y Espíritu Santo son en realidad tres personas diferentes que se han manifestado de distintos modos de acuerdo con el curso de la historia.

 

Jesús según el Psilantropismo

Herejía :

A diferencia de casi todas las otras herejías esta corriente impulsada por Teodoto “El Zapatero”, en el siglo ll, negaba por completo la divinidad de Jesús y aseguraba que era un mero hombre, un ser humano común nacido de un hombre y una mujer comunes sin la mediación de alguna instancia sobrenatural.

Su divinidad sólo abarcaba cierto poder impersonal que le permitía llevar a cabo milagros.

Otros seguidores posteriores de esta doctrina sostenían que había recibido ciertos atributos mediante un mensaje oral de Dios, una suerte de revelación como las que tuvieron los profetas.

Postura :

Uno de los postulados centrales de la religión católica es la divinidad de Jesús, por lo cual los puntos de vista vertidos por Teodoto “El Zapatero” fueron condenados en diferentes sínodos y concilios.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall