domingo, octubre 27, 2013

Las arenas movedizas, mitos y realidades

Las arena movedizas son un hidrogel, es decir, un sistema químico con una densidad similar a la de un elemento líquido pero con la estructura de un sólido, como
la gelatina o la pasta dentífrica.

Este fenómeno se presenta en el suelo cuando hay una mezcla de agua y arena o arcilla no saturada.

arenas

Para que se lleguen a producir las arenas movedizas, es necesaria la presencia de un material como arcilla o arena que impida que el agua “escape" (como sucede al calentar algún líquido en una olla y se le coloca una tapadera), la arcilla actúa de manera similar.

Como el agua no puede salir del suelo, se forma una especie de gel que oscila entre el estado líquido y el sólido.

Esto ocurre porque las arenas movedizas son un tipo de fluido cuya viscosidad varía de acuerdo con la temperatura y la tensión que se aplique en un momento determinado.

Su caso es semejante a lo que ocurre con la pintura, que pasa de un estado líquido cuando se aplica en un pincel, a un estado sólido cuando se deja sola en un recipiente.

En la cultura popular hay varios mitos en torno a las arenas movedizas.

Por ejemplo, se tiene la idea de que son extremadamente peligrosas. Sin embargo, esto no es verdad, las arenas movedizas no tienen mucha profundidad, no puedes salir solo, alguien tiene que rescatarte, pero no te puedes ahogar.

Otro mito es asociarlas con los desiertos, lo cual es prácticamente imposible porque necesitan agua para producirse. Por tanto, pueden encontrarse en temporadas de lluvias a orillas de ríos, lagos, pantanos o cerca de las costas.

Es difícil localizar zonas específicas de arenas movedizas, puesto que son manifestaciones pequeñas y temporales.

Aun así, una región muy conocida es la bahía de Morecambe, en el noroeste de Inglaterra.

Es la extensión de llanuras de mareas y arena más grande del Reino Unido, ya que abarca una zona total de 310 kilómetros cuadrados.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall