martes, octubre 15, 2013

El teléfono móvil y el auto no se llevan

Conducir de forma segura y no a trompicones requiere mucha atención y dominio del entorno.

Exige una total atención por parte del cerebro, que queda colapsado cuando sobrecargamos la capacidad de procesamiento de nuestros lóbulos frontales con la distracción del teléfono móvil, intentando hacer varias cosas a la vez.

La “multitarea” es un término referido originalmente a la capacidad de las computadoras para ejecutar diversas órdenes a la vez.

telefono movil

Normalmente suponemos que nuestros cerebros pueden hacer lo mismo.

Pero muchos investigadores coinciden en que nuestra supuesta habilidad para jugar, descargar, escribir y hablar simultáneamente es solo un mito.

Técnicamente, nuestros grandes cerebros humanos ni siquiera son capaces de hacer dos cosas a la vez sin pagar un precio.

El mito de la multitarea, dice el investigador Jordán Grafman, procede de la capacidad de una parte del lóbulo frontal para llevar a cabo tareas simples en un lapso de unos cientos de milisegundos, y tareas complejas en solo unos segundos.

Puede equivaler al desempeño de dos actividades simultáneas, pero incluso estos minúsculos lapsos crean dilaciones en las respuestas que pueden desembocar en un accidente.

Es más, el lóbulo frontal es responsable también de nuestra habilidad para observar y reflexionar sobre nuestro entorno.

Los teléfonos móviles degradan esa capacidad, porque no puedes ver a la persona con la que estás hablando, y se crea una exigencia extra en nuestro cerebro.

Finalmente, según un estudio reciente de la Universidad de Utah, hablar por el móvil mientras conducimos dobla la posibilidad de echarnos encima del vehículo que nos precede, incluso aunque estemos utilizando el modo manos libres: la falta de pistas visuales, comparada con la simple conversación con un pasajero, es demasiado grande.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall