viernes, octubre 18, 2013

El hombre que se comió el corazón del rey

William Buckland fue un geólogo y paleontólogo Inglés muy respetado, que tenia una afición extraña y un poco desagradable.

Su sueño era comer todo lo que existiese en el mundo . . . incluso se comió el corazón de un antiguo rey de Francia.

William_Buckland
En estos días, William Buckland es recordado sobre todo por su contribución a la teología, la geología y de ser declarado un "bufón" por Charles Darwin.


Sin embargo, Buckland también es famoso por su extraño comportamiento: En algún momento durante su vida, se obsesionó con la idea de comer todo.



Sí, todo. Entre los relatos de sus extraños hábitos alimenticios, tenemos gente que describe su devoción a los ratones con tostadas, asado de erizo, de maceta, de marsopas, perritos, cocodrilos y panteras.

Incluso una vez ingirió felizmente orina del murciélago, pero nada de esto se compara con su logro "más grande"

Según varias fuentes, Buckland vez se comió el corazón de un rey francés.

La historia cuenta que estaba visitando al Señor Harcourt, cuando Harcourt le enseño un elemento pequeño, arrugado y rojizo, diciéndole que era el corazón conservado de Luis XIV.

Buckland con gusto tomo el corazón y lo engulló. Supuestamente, se le oyó comentar "He comido muchas cosas extrañas, pero nunca había comido el corazón de un rey", antes de ponerlo en su boca.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall