sábado, octubre 26, 2013

El ejercito perdido en el Sahara

Según el historiador Herodoto, el rey persa Cambises II envió un ejército de 50,000 hombres a través del desierto de Egipto para atacar el oráculo de Amón, un templo en Siwa.

Durante su viaje, la legión fue alcanzada por una tormenta de arena y ninguno de ellos fue visto de nuevo.

Cambises II

Más de 2,500 años después, los arqueólogos pudieron haber finalmente tropezado con los restos del ejército perdido .

En aquellos tiempos los persas estaban bastante ocupados con la idea de conquistar el mundo entero.

El rey Ciro el Grande, que comenzó el Imperio Aqueménida hace más de 2,500 años, reinó sobre gran parte de Oriente Medio.

Era natural que su hijo y sucesor, Cambises II siguiera los pasos de su padre y tratara de ampliar sus territorios.

A tal efecto, se declaró la guerra a Egipto y al Reino de Kush, que se ubicaba en el actual Sudán.

Según Heródoto, Cambises II envió un ejército de 50,000 hombres para tomar el templo del oráculo de Amón en Siwa, porque los sacerdotes se negaron a aceptar su pretensión de gobernar Egipto.

Al cruzar el implacable desierto del Sahara, se dice que una gran tormenta de arena sepulto a todo el ejército.

Ninguno de los hombres fue encontrado jamás.

Algunos historiadores afirman que el ejército perdido fue un mito, pero no existieron muchas expediciones en el último siglo que peinaran el desierto occidental de Egipto para buscar el rastro de los hombres perdidos.

Aunque se habían encontrado algunas baratijas y restos humanos, nada indicaba que se había encontrado el ejército hasta el año 2009 cuando dos arqueólogos italianos, los hermanos Angelo y Alfredo Castiglioni, afirmaron haber encontrado el ejército cerca de Siwa, descubrieron huesos, ropa y armas como pruebas contundentes de que esos restos eran del ejército de Cambises II. Cientos de cráneos fueron encontrados enterrados en la arena.

Sin embargo, el descubrimiento de los Castiglioni fue desestimado por los estudiosos de la historia.

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall