miércoles, agosto 14, 2013

La comida para el planeta Marte

Investigadores pasaron los últimos cuatro meses viviendo en un pequeño domo en un campo de lava en Hawái, intentando descifrar la clase de alimentos que podrían consumir los astronautas en Marte y durante misiones en lo más profundo del espacio.

Los investigadores abandonaron el domo este martes con sus recetas y sin los trajes espaciales que debían usar cada vez que salían de la instalación erigida en la ladera norte del monte Mauna Loa, en Isla Grande, un volcán activo que hizo erupción en 1984.

mars base

Los investigadores fueron escogidos por la Universidad de Hawái y la Universidad de Cornell para el estudio financiado por la NASA, el cual tuvo como objetivo preparar comidas con una lista de alimentos deshidratados y conservas no perecederas.

Los participantes examinaron las comidas similares a lo que los astronautas comen actualmente e inventaron platillos propios en un intento de combatir la desnutrición y el hastío alimenticio.

Los miembros del equipo cocinaron en el interior del domo, con pequeños cuartos para dormir, un gimnasio y, por supuesto, una cocina.

El comandante del equipo, Angelo Vermeulen, dijo que el problema con los ingredientes no perecederos es que por lo general están muy elaborados y carecen de fibra.

Añadió que estaba impresionado por cómo los productos liofilizados tienen un sabor muy similar a los productos frescos.

Pero lo que también es importante para las futuras misiones espaciales, aseveró, es la comida casera.

Un alimento favorito entre la tripulación fue el Nutella, crema de chocolate con avellanas.

El estudio, denominado Exploración Espacial Analógica y Simulación en Hawái, incluyó una convocatoria abierta para recetas. La carne en conserva, popular en los hogares de Hawái, fue un ingrediente común en las recetas sugeridas por su vida útil, dijo Kim Binsted, profesora de UH Manoa, investigadora que participó en el estudio, pero no vivió en el hábitat.

Fuente :AP / NASA

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall