jueves, agosto 15, 2013

El Misterio de la Esfera Betz

Cuando la familia Betz fue a examinar el daño que ocasiono un extraño incendio que había diezmado mas de 88 hectáreas de bosques en su propiedad, hicieron un extraño descubrimiento: Una esfera plateada, de unos 20 centímetros de diámetro, completamente lisa, excepto por un extraño símbolo en forma de triángulo alargado.

Inicialmente, pensaron que podría ser un artefacto de la  NASA o incluso un satélite espía soviético, pero finalmente decidieron que era más probable que solo fuera un objeto sin valor o parte de algún juguete.

Así que decidieron llevarlo con ellos.

betz


Dos semanas más tarde, el hijo de la familia estaba tocando una guitarra en la habitación donde se encontraba la esfera.

De repente, la esfera empezó a reaccionar a sus melodías, emitiendo un sonido palpitante extraño y una resonancia que turbó al perro de la familia.

Pronto, la familia Betz descubrió que el “orb” tenía otras extrañas propiedades.

Podía detenerse y cambiar de dirección cuando se empujaba a través del suelo, además regresaba a la persona que lo empujo como un perro fiel.

Parecía obtener energía a partir del sol, se observaba más activo en los días brillantes.


A veces tenia el aspecto de que algo (o alguien) tuviera el control de la esfera: En ocasiones emitía un traqueteo de baja frecuencia y vibraciones, como si hubiera un motor en funcionamiento dentro.

No lo podían hacer caer y estrellarse con toda su fuerza, al parecer protegía algo en su interior. Llegó incluso a desafiar totalmente las leyes de la gravedad y subir por una mesa inclinada para evitar caer.


El frenesí en los medios de comunicación no se hizo esperar. Diarios muy respetables como el New York Times y el diario de Londres enviaron periodistas a presenciar el orb milagroso, que repitió sus trucos a un sinnúmero de personas.

Incluso los científicos y representantes de las fuerzas armadas estaban impresionados, aunque la familia Betz no dejaba que se lo llevaran para hacerle un examen más detenido.

Sin embargo, eso cambió pronto cuando la esfera dio un giro paranormal.

Comenzó exhibiendo un comportamiento tipo poltergeist : ante su presencia las puertas comenzaron a dar portazos por la noche y una extraña música de órgano llenaba la casa de la nada.

En ese momento, la familia decidió averiguar que era la esfera en realidad. La Armada lo analizó y se encontró que era una bola de acero inoxidable de alta calidad, perfectamente normal.


Al día de hoy, no está del todo claro que era este misterioso objeto ¿alienígena?

Sin embargo, ha habido muchas teorías que intentan explicar su posible naturaleza.

La más plausible de ellas es, por cierto, la más mundana: Tres años antes de que la familia Betz encontrara el orb, un artista llamado James Durling-Jones conducía en la zona cerca de donde fue encontrado el objeto.

En el maletero del techo de su auto había una serie de bolas de acero inoxidable destinadas a una escultura que estaba haciendo, algunas de los cuales cayeron durante el viaje porque el camino estaba lleno de baches.

Estas bolas coincidían con la descripción exacta de la esfera Betz, y eran lo suficientemente equilibradas para rodar en torno a la menor provocación (la familia de Betz vivía en una casa antigua con suelos irregulares, al parecer así es como una pelota parece comportarse de forma errática).

Estas bolas incluso pueden emitir un sonido de traqueteo, gracias a virutas de metal diminutas pegadas en el interior durante el proceso de fabricación.


Aunque esto no explica todos los fenómenos reportados, ciertamente arroja una sombra de la mal llamada " bola misteriosa fantasma del espacio exterior"

Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall